La exposición oficial de Pink Floyd en Madrid, esta podría ser tu última oportunidad de verla.

Los fans de ROCK, tomen nota: La exposición oficial de Pink Floyd estará en Madrid hasta el 27 de octubre, habiendo sido ampliada por petición popular.

Tomando el enorme centro ferial de IFEMA de la capital -al que es fácil llegar en metro o autopista-, Pink Floyd: Their Mortal Remains cubre toda la historia de la banda británica, desde sus orígenes como grupo de estudiantes de arquitectura en el Politécnico de Londres en 1965 hasta su inscripción en EMI Records, su catapulta a la fama internacional a finales de los años sesenta y principios de los setenta, las épocas de Waters y Gilmore-Led, y las reuniones del siglo XXI.

En él, encontrarás los instrumentos de la banda – incluyendo el Coordinador de Azimuth y la unidad de efectos de Binson Echorec Baby – accesorios de su gira The Wall, tales como las máscaras usadas por la «banda sustituta», una carta escrita por Syd Barrett a su novia Jenny Spires, su bicicleta, y páginas del diario de Nick Mason de 1968.

También verás una bola de espejo (¿recuerdas las de las discotecas de los’70 y’80?) con forma de flor, que la banda utilizó en sus conciertos en vivo entre 1973 y 1977 (cuarta foto).

El rostro de Richard Wright, llevado por la «banda sustituta» durante el primer tema de la gira The Wall de Pink Floyd, In The Flesh? para hacer creer al público que se trataba de Richard, es una de las piezas estelares expuestas (segunda foto), al igual que la cabeza de la «marioneta de la esposa» utilizada en la misma gira (tercera foto).

Pink Floyd: Their Mortal Remains – un título tomado de una línea de su canción The Wall track Nobody Home («I’ve got a grand piano to prop up my mortal remains,») – comenzó en mayo de 2017 en el Victoria and Albert Museum de Londres antes de partir de la ciudad natal de la banda a Roma, luego a Dortmund (Alemania), y finalmente a Madrid el 10 de mayo.

Debería haber terminado pronto, pero su gran popularidad ha sido tal que los organizadores han optado por continuar hasta finales de octubre, y los aficionados deben asegurarse de que no se lo pierdan, ya que no está claro si se trata de otra sede o si terminará una vez que salga de la capital española.

Pink Floyd: Un fondo

Para cualquiera que sólo conozca a Pink Floyd por su nombre y no por su fama, que nunca haya escuchado (a sabiendas) su música o para quien el apogeo de los rockeros fue antes de su tiempo, un poco de historia antes de ir a la exposición no está de más: y puede que no se haya dado cuenta de que estos londinenses que cambiaron la cara de la escena musical de los años 60 eran probablemente la banda que más nombres ha tenido en la historia del rock.

Después de que Roger Waters, Nick Mason y, un año después, Richard Wright, en guitarra solista, batería y guitarra rítmica respectivamente, se unieran en un grupo formado por Keith Noble y su hermana Sheilagh junto con Clive Metcalf, se llamaron a sí mismos Sigma 6. Luego, una vez que los tres primeros se fueron por su cuenta, los guitarristas Bob Klose y Syd Barrett se unieron, se convirtieron en los Meggadeaths, los Abdabs, los Screaming Abdabs, los Leonard’s Lodgers -ya que compartían un piso en Stanhope Gardens, al este de Londres, propiedad del tutor de la universidad Mike Leonard-, los Spectrum Five, y luego el Tea Set.

Todo esto ocurrió entre 1963 y 1965, cuando se rebautizaron a sí mismos con el nombre de Pink Floyd Sound, después de descubrir que iban a compartir espacio de actuación con otro grupo llamado Tea Set.

El nombre final de la banda fue una combinación de los músicos de blues Pink Anderson y Floyd Council, los cuales figuraban en la colección de discos de Syd Barrett.

Comenzando con un repertorio de rhythm & blues, Pink Floyd fue finalmente notado en 1966 por un profesor de la London School of Economics y su socio comercial, que decidieron invertir en ellos desembolsando el equivalente a 1.100 euros en instrumentos musicales para ellos – en el dinero actual, poco más de 20.000 euros.

Más tarde, ese mismo año, serían revisados en publicaciones nacionales como el Financial Times y el Sunday Times, este último de los cuales describió sus obras como «música palpitante» con un fondo de «formas de colores extraños que destellan en una pantalla gigante», creando así un efecto «muy psicodélico».

EMI Records firmó con Pink Floyd en 1967 y lanzó su primer sencillo, Arnold Layne, que alcanzó el número 20 en las listas de éxitos del Reino Unido a pesar de estar prohibido por varias estaciones de radio debido a su alusión a los hombres que se visten con ropa de mujer.

Con el número dos, See Emily Play, alcanzando el número seis en las listas británicas, la banda hizo su debut en Top of the Pops el mismo año que firmó con EMI.

Syd Barrett se fue en 1967 debido a la depresión, poco después del lanzamiento del primer álbum de la banda, The Piper at the Gates of Dawn, y fue reemplazado por David Gilmour, después de lo cual Pink Floyd continuó lanzando un álbum al año -A Saucerful of Secrets, Ummagumma, Atom Heart Mother y Meddle le siguieron, luego The Dark Side of the Moon, Wish You Were Here, y Animals -basado en la novela política de George Orwell, Animal Farm- y The Wall llegaron a intervalos bianuales.

El álbum de Pink Floyd de 1982 The Final Cut fue en gran medida una protesta contra la Guerra de las Malvinas, a menudo considerado el’álbum en solitario’ de Roger Waters, al que la revista Rolling Stone le dio cinco estrellas, y fue directamente al número uno en las listas de éxitos del Reino Unido.

Su último álbum, ahora sin Roger Waters, fue The Division Bell en 1994, el nombre elegido por Hitchhiker’s Guide to the Galaxy author Douglas Adams y el artista danés Storm Thorgerson diseñando la icónica portada, con dos cabezas de roca tipo Moai de perfil, dijo que significaba las ausencias de Waters y Barrett (quinta foto) – aunque Richard Wright también se había marchado para entonces, lo que significa que el único miembro original era Nick Mason.

Waters, Gilmour, Mason y Wright, en una reunión diseñada por Bob Geldof, reaparecieron como Pink Floyd en el concierto Live 8 de Londres en Hyde Park, por primera vez en casi un cuarto de siglo, pero dejaron claro que no había ninguna posibilidad de que se reunieran permanentemente y revivieran la historia.

Richard Wright y Syd Barrett fallecieron hace más de 10 años, aunque Waters y Gilmour actuaron juntos en un concierto benéfico en 2010, y Mason y Gilmour lanzaron el álbum The Endless River en 2014.

Añadir comentario