abril 15, 2024
Nueva Ley Hipotecaria

Gastos de notaría que produce una hipoteca

La hipoteca en sí supone un gran gasto para aquellas personas que deciden solicitar una, sin embargo, no es el único, ya que se trata de un proceso en el que hay que desembolsar diversas cantidades de dinero, para poner en marcha todo el trámite.

Aunque muchos piensen que el principal gasto de pedir una hipoteca es ella en sí misma, esta creencia es errónea, debido a que pedir este tipo de préstamo supone muchos más gastos, algunos de ellos bastante importantes, a los que hay que sumar también los impuestos. Pagos que hay que asumir, previamente, para poder formalizar por completo el proceso y, finalmente, ser el dueño de esa vivienda o local que tanto se desea.

Dentro de todos los gastos que supone este proceso, se puede hablar de la tasación, el registro, los impuestos o incluso el notario, por este motivo, es recomendable que, aquellos que quieran adentrarse en este mundo, cuenten con unos ahorros significativos para poder hacer frente a todos estos pagos adicionales, que son totalmente obligatorios.

¿Qué ocurre con la notaría?

A la hora de pedir uno de estos préstamos, no hay que olvidar los gastos de notaria hipoteca. Independientemente de que se vaya a adquirir una vivienda de obra nueva, como de segunda mano, el notario juega un papel muy importante. 

Para saber qué es lo que se tiene que pagar, hay que tener en cuenta que los honorarios que reciben los notarios por llevar a cabo este tipo de trámites están totalmente regulados por el Estado, por tanto, sea cual sea la notaría elegida, la gran mayoría va a tener precios similares. 

En este sentido, hay que decir que estos costes adicionales oscilan entre los 600 y los casi 900 euros, un baremo que puede variar dependiendo del precio final que tenga la vivienda, pudiendo ser este coste algo mayor o menor, en función de este factor. 

¿Quién asume estos gastos?

Anteriormente, todos los gastos que conllevaba la notaría eran asumidos de manera íntegra por el usuario o comprador/vendedor, no obstante, hace unos años, se lanzó la Nueva Ley Hipotecaria, la cual, establece unas medidas diferentes que favorecen a los clientes. De esta manera, la normativa vigente exige a las entidades bancarias asumir los costes de la notaría y del registro, mientras que el usuario se tendrá que hacer cargo de los gastos totales de tasación y del 50% de la gestoría, compartiendo estos últimos con el propio banco.

Hay que tener en cuenta que, antes de que saliera esta ley, era frecuente que las entidades bancarias “obligaran” a los clientes a vincular la hipoteca solicitada con otro producto financiero que ellas ofertaran, sin embargo, con la nueva normativa, esto es una práctica ilegal, quedando prohibida esta obligación.

¿Qué se suele establecer en el contrato?

Cuando se hace efectivo un contrato para una hipoteca entre ambas partes, el banco debe asumir los gastos mencionados, pero también los clientes tienen sus propias obligaciones. En este sentido, en el documento, debidamente firmado y cumplimentado, el usuario tiene que comprometerse a devolver el préstamo, añadiéndole los intereses que haya marcado la entidad bancaria correspondiente.

Para hacer todo el trámite de manera correcta, la escritura que se elabore debe ser pública y hay que llevar un testigo que ratifique este acuerdo. Siempre teniendo en cuenta que se deben conocer todas las cláusulas de la hipoteca y por supuesto, cumplir tanto los derechos como las obligaciones por ambas partes.

Como un dato más añadido, hay que decir que, aunque la ley vigente establece que son las entidades bancarias las que deben asumir el gasto que provoca los servicios de notaría, son los clientes los que tienen el derecho a elegir su propio notario. Esto es así para evitar que haya fraudes o malversaciones y de esta manera, presentar un profesional independiente que lleve a cabo su función sin vinculación directa con el banco.

Compartir
Dejar un comentario

Noticias CES Madrid

Gracias por confiar en CESMADRID