La Comunidad de Madrid consigue que su primer gobierno sea apoyado por la extrema derecha

Isabel Díaz Ayuso se convirtió el miércoles en la nueva presidenta de la Comunidad de Madrid, después de enfrentarse a un aluvión de críticas por parte de líderes políticos de izquierda en el debate de dos días que precedió a la votación.

Su administración representará varias primicias históricas: será la primera vez que la región sea gobernada por un gobierno de coalición -el propio Partido Popular (PP) conservador de Ayuso y los Ciudadanos de centroderecha- y será la primera vez que la extrema derecha, representada por Vox, apoye a un ejecutivo regional madrileño. En la región meridional de Andalucía existe un sistema de gobierno similar.

«Es un reto, un honor y un privilegio presidir el primer gobierno de coalición», dijo Ayuso. «Los jefes de departamento de una de las partes tendrán que llevar a cabo medidas de la otra parte, y viceversa. Será un gran ejercicio de responsabilidad, sentido común y respeto por los ciudadanos».

El acuerdo de gobierno se ha alcanzado dos meses y medio después de las elecciones regionales del 26 de mayo, lo que refleja la creciente complejidad de la política española tras la aparición de nuevos partidos como Vox, Ciudadanos y el izquierdista Podemos.

El miércoles, Ayuso dijo a los legisladores en la asamblea de Madrid que honrará los acuerdos de programa de su partido con Ciudadanos y Vox «en su totalidad». El político conservador necesitaba que los votos de estos partidos se confirmaran como el nuevo líder de la Comunidad de Madrid.

Esta declaración pública había sido una petición de Vox, ya que no existe ningún documento firmado después de que Ciudadanos se negara a comprometerse directamente con el partido de extrema derecha.

Los líderes de los partidos de izquierda cuestionaron el miércoles muchos de los planes de Ayuso para el próximo mandato, y le recordaron la historia de los casos de corrupción del PP.

«Reducir los impuestos a costa de aumentar la deuda, como ha estado haciendo[su partido], sin mejorar los servicios públicos, fue un error y seguirá siéndolo», dijo Ángel Gabilondo, del Partido Socialista (PSOE).

Isabel Serra, de la extrema izquierda Unidas Podemos, tomó una nota más personal y le preguntó a Ayuso si cree que pasará mucho tiempo antes de que sea procesada por su presunta participación en un caso que involucra un préstamo a su padre que no fue pagado.

Por su parte, Rocío Monasterio, de Vox, dijo al PP y a Ciudadanos que están aquí para «limpiar la fosa séptica» e hizo nuevos llamamientos para que se racionalice el gobierno (que de hecho pasará de nueve a trece departamentos). «Somos conscientes de nuestra fuerza política en esta asamblea. Sólo a través de alianzas con partidos que defienden el mismo concepto de libertad que nosotros podemos impedir que la izquierda entre en las instituciones».

«Su miedo no es perder la libertad, su miedo es perder el poder», dijo Gabilondo, aludiendo al hecho de que el PP ha gobernado la región ininterrumpidamente desde 1995. El 26 de mayo, los socialistas obtuvieron más escaños, 37 de los 30 del PP, pero el apoyo de Ciudadanos y Vox asegurará que los conservadores permanezcan al mando.

Las medidas que Ayuso incorporará a petición de Vox incluyen obligar a las escuelas públicas a informar a los padres sobre el tema de los talleres y charlas de expertos antes del comienzo de cada año académico; cambiar la forma en que se identifica a los migrantes menores de edad no acompañados, trabajar para aumentar la tasa de natalidad a través de un nuevo departamento de Familia, y «luchar contra el sexismo pero no contra los hombres combatientes».

Añadir comentario