El alcalde de Madrid y líder de extrema derecha en una acalorada disputa por un homenaje a la violencia de género

El partido español de extrema derecha Vox se negó el jueves a guardar un minuto de silencio en memoria de la última víctima de la violencia de género en Madrid. Representantes de todos los partidos políticos, excepto Vox, se congregaron al mediodía en las afueras del Ayuntamiento de Madrid para rendir homenaje a Adaliz Villagra, una mujer de 31 años asesinada por su ex pareja delante de sus hijas el martes.

El alcalde no me va a decir que sólo debemos proteger a los que constituyen la mayoría de las estadísticas.

EL PORTAVOZ DE VOX JAVIER ORTEGA SMITHITH

La delegación madrileña de Vox anunció el miércoles que boicotearía el homenaje, alegando que se trataba de una «campaña publicitaria para la izquierda». Pero en lugar de eso, los concejales locales de Vox se presentaron ante el Ayuntamiento con su propia pancarta con el mensaje: «La violencia no tiene género.» La maniobra enfureció al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, del conservador Partido Popular (PP), que se enfrentó al portavoz de Vox, Javier Ortega Smith, e insistió en que el partido de extrema derecha apoyara la lucha contra la violencia de género.

En el acalorado intercambio público que tuvo lugar a plena vista de la prensa, Ortega Smith respondió que Vox está «en contra de toda violencia», y en contra de «la ideología de género, que es lo que define a la izquierda». El alcalde respondió que también estaba en contra de «la ideología de género y el feminismo 8-M», en referencia a las manifestaciones del Día de la Mujer del 8 de marzo, que han contado con un apoyo masivo en España en los últimos dos años y que han implicado una huelga general. Pero el alcalde añadió que era «un hecho indiscutible» que el 20% de las muertes violentas en Madrid «correspondían a asesinatos de mujeres». Ortega Smith, secretario general de Vox y uno de los 24 diputados del partido en el Congreso, respondió: «El alcalde no va a decirme que sólo debemos proteger a los que constituyen la mayoría de las estadísticas.»

Almeida devolvió el golpe: «Sabes perfectamente bien que no estoy diciendo eso. Este es un problema real, la principal causa de muerte violenta en la ciudad y en la región de Madrid, y exige un acuerdo y un consenso. Me hubiera gustado que al menos nos hubieras dicho que vendrías con otro estandarte.»

En lo que va del año, 40 mujeres en España han sido asesinadas por sus parejas actuales o anteriores.

El Ayuntamiento de Madrid está gobernado por una coalición entre el PP y el centro-derecha Ciudadanos, gracias al apoyo de Vox, cuyos cuatro votos fueron necesarios para alcanzar el umbral de 29 escaños para una mayoría absoluta dentro del ayuntamiento. Pero el PP y Ciudadanos se han enfrentado en una serie de temas, incluyendo los derechos de los LGBTQ+ y la violencia de género.

El gobierno local está intentando que todos los partidos políticos del Ayuntamiento firmen un pacto contra la violencia de género, pero Vox se ha negado a apoyar la medida, argumentando que las leyes que cubren tales delitos discriminan a los hombres. Vox, en cambio, ha hecho campaña para que el foco en la violencia de género se desplace hacia la «violencia familiar».

En la región del sur de Andalucía, que también está gobernada por el PP y Ciudadanos gracias al apoyo de Vox, el partido de extrema derecha ha aprovechado su posición para presionar al gobierno regional para que abra una línea telefónica dedicada a las víctimas de la «violencia familiar», y para exigir una lista con los nombres de todos los trabajadores del gobierno que se ocupan de la violencia de género.

En lo que va de año, 40 mujeres en España han sido asesinadas por sus parejas actuales o anteriores. El total desde 2003, cuando comenzaron los registros, es de 1.015.

Añadir comentario