A pesar del riesgo de actuación de la UE, el nuevo alcalde de Madrid suspende el plan anticontaminación

El nuevo alcalde de la capital española, José Luis Martínez-Almeida, del conservador Partido Popular (PP), ha anunciado la congelación temporal de las multas a los infractores de las medidas destinadas a reducir las emisiones de los vehículos en el centro de la ciudad. Aunque no revoca oficialmente el plan, la congelación lo cancela hasta una fecha no especificada.

La iniciativa anticontaminación, conocida como Madrid Central, fue introducida en noviembre de 2018 por su predecesora Manuela Carmena. Fue ampliamente visto como un proyecto de legado para un líder izquierdista que había puesto fin a 24 años de gobiernos ininterrumpidos del PP en la capital española.

Pero Almeida hizo una promesa de campaña para descartar el plan si se convertía en el nuevo líder de la ciudad. En cambio, el PP quiere volver a un sistema anterior de restricción de tráfico basado en la prioridad para los residentes establecido por la ex alcaldesa Ana Botella.

Hace un año, el proyecto Madrid Central contribuyó a evitar que la Comisión Europea emprendiera acciones legales contra España ante el Tribunal de Justicia de la UE. En ese momento, la capital española llevaba casi una década superando los umbrales de contaminación europeos.

Despite risk of EU action, new Madrid mayor puts anti-pollution plan on hold

Según fuentes de la UE, los procedimientos contra España, desencadenados por los altos niveles de óxidos de nitrógeno en Madrid y Barcelona, nunca se cerraron completamente. Por ahora, Bruselas no ha hecho ninguna declaración y está a la espera de ver qué planes concretos se le ocurren al nuevo equipo del Ayuntamiento de Madrid.

El nuevo alcalde asegura que «la UE no nos está exigiendo Madrid Central, nos está exigiendo resultados eficaces en la lucha contra la contaminación».

Si bien es cierto que la UE no ha establecido políticas concretas a adoptar, «si[el ayuntamiento] eliminara Madrid Central, la ciudad tendría que idear un plan igualmente restrictivo con los vehículos contaminantes, o más, para garantizar la calidad del aire», explica Adrián Fernández, experto en movilidad de Greenpeace.

En cualquier caso, la inversión de un plan como este sería la primera vez que una gran capital europea. «Sería la primera vez», dice Nico Muzi, portavoz de la organización sin ánimo de lucro Transporte y Medio Ambiente. «Además, el plan de Madrid estaba dando buenos resultados».

Un consejo dividido
Hasta ahora, el consejo municipal parece estar dividido sobre el tema. Cuando la administración de Carmena obtuvo la aprobación de Madrid Central -que convirtió 472 hectáreas del centro de la ciudad en zonas prohibidas para el tráfico, excepto para los residentes locales y el transporte público-, los partidos de centro-derecha se opusieron frontalmente. El PP y Ciudadanos hablaron de «caos», «ineficiencia» y «un desastre».

La extrema derecha Vox, cuyo apoyo fue esencial para que Almeida llegara al poder después de las elecciones del 26 de mayo, quiere deshacerse por completo del proyecto de firma de Carmena, mientras que Ciudadanos parece ahora inclinado a simplemente modificarlo. «No sería una buena política revertir toda Madrid Central», dijo Begoña Villacís, que se convirtió en teniente de alcalde en una ceremonia de juramentación el sábado.

Ineficiente
La nueva administración argumenta que la Central de Madrid es ineficiente. Pero los datos sugieren lo contrario: en mayo, 14 de las 24 estaciones de control de la capital española registraron los niveles más bajos de óxidos de nitrógeno en una década. Y el único sensor ubicado dentro del área de tráfico restringido mostró una caída del 48%.

«Ha habido mejoras globales, y no ha habido un aumento de la contaminación fuera de la zona de bajas emisiones», dice un portavoz del grupo verde Ecologistas en Acción, que llevará a la ciudad de Madrid ante la UE si desguaza Madrid Central.

Mientras tanto, un grupo de ciudadanos que inicialmente se opuso al proyecto ahora parece mucho menos crítico.

«No queremos eliminar Madrid Central, quizás sea necesario renombrar el proyecto», dijo un portavoz de Plataforma de Afectados por Madrid Central, un grupo formado por minoristas locales que originalmente había pronosticado «el colapso de 17.000 pequeñas y medianas empresas en el distrito Centro de la capital».

Añadir comentario