400.000 personas marchan por Madrid para el Orgullo Gay

Cuatrocientas mil personas se dieron cita en las calles de Madrid el sábado para un desfile del Orgullo Gay dedicado este año a los pioneros de la causa LGBT+, en medio de los crecientes temores de una nueva represión con el ascenso de la extrema derecha en Europa.

Los manifestantes se reunieron en la principal estación de tren de la capital de España, Atocha, para el inicio de las festividades. La cifra de 400.000 fue dada más tarde por la policía.

El lema de la marcha de este año fue «Historia, lucha y memoria» y los participantes celebraron los 50 años de los disturbios de Stonewall en Nueva York en 1969, que fueron la fundación del movimiento de los derechos de los homosexuales en todo el mundo.

La España católica de entonces estaba controlada por el dictador general Francisco Franco y los actos homosexuales eran ilegales. Miles de gays fueron enviados a centros de rehabilitación o incluso encarcelados.

La homosexualidad fue despenalizada en 1978, tres años después de la muerte de Franco, y desde entonces España se ha convertido en uno de los países más tolerantes al LGBT del mundo, autorizando el matrimonio gay y las adopciones por parejas gay en 2005.

«Tengo 53 años y he sufrido», dijo Manuel Carmona, portando una gran bandera arco iris para la marcha del sábado.

«Pero los que tienen 63 años sufrieron más y los que tienen 73 años aún más, y quiero que reconozcamos a estas personas que nos han ayudado», añadió Carmona, que asiste a la marcha del orgullo desde hace 30 años.

El Ayuntamiento de Madrid se inclinó hacia la derecha en junio después de que un candidato conservador fuera elegido alcalde con el apoyo del recién surgido partido de extrema derecha Vox, en un movimiento que ha causado preocupación en España.

Vox ha dicho que el desfile del Orgullo Gay de Madrid debería trasladarse a un parque en los suburbios y se opone a las subvenciones públicas para el evento.

«No quieren entender que cuando hablamos de derechos LGBT, estamos hablando de derechos humanos», dijo el ministro español del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que es gay y participó en la marcha.

Añadir comentario