El informe policial contradice las denuncias de abusos del partido político Ciudadanos en el desfile del Orgullo Gay de Madrid

Un informe policial de la Policía Nacional de Madrid ha contradicho las afirmaciones del partido de centro-derecha Ciudadanos de que miembros de su grupo fueron agredidos físicamente en el desfile del Orgullo Gay de Madrid el sábado.

Miembros de Ciudadanos -incluida la portavoz parlamentaria del partido, Inés Arrimadas, y la teniente de alcalde de Madrid, Begoña Villacís- decidieron asistir a la marcha del sábado, a pesar de las fuertes críticas de la comunidad LGBTQI por los tratos del partido con la extrema derecha Vox, que está tratando de hacer retroceder los derechos de los homosexuales.

El grupo fue detenido por unos 20 manifestantes, que se sentaron frente a los miembros de Ciudadanos para evitar que se adelantaran, y durante varias horas gritaron cánticos incluyendo: «Esto es lo que pasa si se trata de fascistas», en referencia al hecho de que el partido gobierna el Ayuntamiento de Madrid y la región del sur de Andalucía en coalición con el Partido Popular conservador, gracias al apoyo de Vox.

Al final, el grupo de Ciudadanos tuvo que ser escoltado fuera del evento por la policía.

«Nos tiraron botellas, hielo, vasos, todo…. Son gente intolerante que se parece mucho a los fascistas que hemos querido expulsar del Orgullo», dijo Arrimadas tras el incidente.

Pero según fuentes policiales familiarizadas con el informe, «no hay pruebas» de que los miembros de Ciudadanos hayan sufrido alguna «agresión física». El informe insiste en que el grupo fue insultado y que se le roció agua con pistolas de juguete. También argumenta que sólo un objeto «aislado», «no peligroso», una botella de agua vacía, fue arrojado a los miembros de Ciudadanos, «que no golpeó a nadie ni causó heridas».

El informe también insiste en que el grupo no siguió ninguna «instrucción o consejo de la policía» y fue acompañado por agentes «vestidos de civil».

Fuentes policiales dicen que el informe fue hecho el lunes después de que los líderes de Ciudadanos criticaran a los oficiales de policía que proveían seguridad para el evento a gran escala. Villacís, que asistió a la marcha pero se marchó antes de la protesta contra el grupo, acusó a la policía de «tardar demasiado en llegar» y de actuar «ineficazmente, cuando podría haber pasado cualquier cosa».

«Mis compañeros estaban asustados por la situación de estar rodeados de cientos de personas», dijo el lunes el teniente de alcalde de Madrid a la cadena estatal de televisión TVE. Sostuvo que sus colegas podrían haber sufrido peores agresiones porque había «sólo unos pocos oficiales» de la policía local para proteger al grupo.

Pero el informe policial contradice abiertamente esta versión de los hechos. Según fuentes policiales, el informe indica que el jefe de seguridad de Ciudadanos le pidió a la policía en la mañana de la marcha que brindara protección a los miembros del partido que quisieran asistir al evento del sábado. El documento señala que Ciudadanos dijo a la policía que 200 miembros planeaban unirse a la marcha en el punto de partida de la rotonda de Atocha y dejarla cuando llegaran a la glorieta de la Plaza de Neptuno.

Según el informe policial, «no hay pruebas» de que los miembros de Ciudadanos hayan sufrido alguna «agresión física».

Las autoridades policiales dicen que un inspector fue enviado para reunirse con los líderes de Ciudadanos y acompañarlos junto con «varios oficiales de policía» mientras el partido marchaba para responder rápidamente a cualquier acontecimiento. Cuando el inspector vio que un grupo de 10 manifestantes caminaba lentamente frente al equipo de Ciudadanos para evitar que avanzaran, sugirió que el partido los eludiera tomando una calle lateral. Pero el grupo de Ciudadanos se negó e ignoró el consejo de la policía en otras dos ocasiones, según fuentes policiales.

Cuando los manifestantes se sentaron para impedir que los miembros de Ciudadanos siguieran adelante, la policía decidió no despejar el camino, dado que esto podría «conducir a más enfrentamientos civiles, que es lo que se intentaba evitar», según el informe.

Alrededor de 20 agentes vestidos de civil fueron enviados a la marcha para actuar «si fuera necesario» y la policía antidisturbios también estaba cerca en caso de que fuera necesaria una evacuación, afirma el documento.

El informe dice que se ordenó a la policía que estableciera un cordón de seguridad para proteger al grupo de Ciudadanos a las 10 p.m. y alrededor de media hora después los miembros habían decidido abandonar la marcha. Se requería una «mínima intervención policial», según el informe, ya que sólo algunos manifestantes continuaron gritando insultos al grupo de Ciudadanos, pero a distancia y «sin agresión directa ni contacto físico».

Añadir comentario