Se permite a tres inmigrantes abandonar el barco de rescate español a medida que empeoran las condiciones a bordo

Desde hace once días, el barco de rescate español Open Arms espera en aguas internacionales con más de 100 inmigrantes a bordo y sin lugar a donde llevarlos.

Aunque la isla italiana de Lampedusa se encuentra a tan sólo 30 millas náuticas de distancia, la perspectiva de atracar en el puerto sigue siendo tan lejana como siempre: Italia ha denegado la entrada a los barcos, al igual que Malta, y ningún otro país de la UE ha tomado medidas.

Bruselas insiste en que mientras no reciba una petición formal de coordinación de un Estado miembro, no está en condiciones de mediar en la situación. El lunes, varias fuentes de la UE confirmaron que «lo que estamos haciendo en este momento es iniciar conversaciones con varios países para explorar las opciones de un proceso de reubicación voluntaria». No se facilitaron los nombres de estos países.

La tripulación ha advertido sobre el empeoramiento de las condiciones a bordo del barco, ya que la comida y el agua escasean y la paciencia se agota entre los 160 migrantes rescatados y los 19 trabajadores humanitarios.

El domingo por la tarde, el capitán del barco recibió permiso de Malta e Italia para evacuar a tres migrantes enfermos por razones médicas, informó la agencia de noticias EFE.

Malta ha aceptado acoger a dos mujeres, una de las cuales muestra signos de neumonía, mientras que la otra tiene una afección neurológica. Italia dijo que aceptará a un hombre con síntomas de tuberculosis. Pero no se ha dicho nada sobre los 157 pasajeros restantes.

Desde junio del año pasado, las autoridades de Malta e Italia han estado negando la entrada a los puertos a los buques de rescate operados por grupos sin fines de lucro, a menos que exista un acuerdo previo para reubicar a los migrantes en otros países.

La Comisión Europea ha dicho que no intervendrá en este caso hasta que uno de los Estados miembros lo solicite, pero hasta ahora no se ha presentado ningún país.

Deterioro de las condiciones
Los trabajadores de los barcos informan que las condiciones a bordo del Open Arms se están deteriorando rápidamente, especialmente después de que 39 nuevas personas fueran rescatadas antes del amanecer del sábado, lo que se suma a las 120 que ya estaban a bordo. Han estallado peleas mientras la gente lucha con el calor, la humedad, la escasez de alimentos, el hacinamiento y la ansiedad de no saber lo que vendrá después.

El actor estadounidense Richard Gere entregó personalmente alimentos y agua a los migrantes el jueves de la semana pasada, y pidió apoyo internacional.

Construido en 1974, el Open Arms no fue hecho para sostener a tanta gente durante tanto tiempo. Los 160 pasajeros, que incluyen 30 menores de edad y dos bebés, están empacados en 180 metros cuadrados y sólo hay dos aseos.

La situación se deterioró aún más el sábado, cuando el equipo de desalinización se averió, obligando a los trabajadores a racionar el agua dulce.

El menú a bordo consiste principalmente en arroz y cuscús, dijo Víctor, un instructor de autoescuela retirado de la policía vasca que ahora se ofrece como cocinero a bordo del Open Arms. «Tratamos de añadir guisantes verdes o algún otro ingrediente para darle color y sabor. Pero todo es realmente básico», dijo otro voluntario, Francisco Gentico.

Los medios de comunicación se han estado preguntando durante días si el Open Arms llegará finalmente a un puerto cercano, como hizo a finales de junio Carola Rackete, capitana de un barco operado por la organización sin ánimo de lucro alemana Sea Watch. Oscar Camps, fundador de la organización española de ayuda Proactiva Open Arms, ha declarado a EL PAÍS que esta opción sólo se considerará en caso de «emergencia humanitaria».

Los 160 pasajeros se empaquetan en 180 metros cuadrados y sólo hay dos aseos.

Camps también criticó al gobierno español por no haber trabajado hacia una solución, y desafió a los líderes españoles a llevar a Italia y Malta ante el Tribunal Internacional del Derecho del Mar en Hamburgo.

El gobierno del Partido Socialista de España (PSOE), que el año pasado recibió a 400 inmigrantes a bordo del Open Arms en el país, se ha negado a dar entrada al barco en el puerto esta vez. «Esperamos que estén actuando de acuerdo con las convenciones internacionales y las regulaciones nacionales», dijo la portavoz en funciones del gobierno, Isabel Celaá, el 2 de agosto.

Después de permitir la entrada de varios barcos de rescate en los puertos españoles durante los primeros meses de la administración de Pedro Sánchez, las autoridades han adoptado desde entonces una postura cada vez más firme con respecto a las actividades de rescate de inmigrantes.

Hace siete meses, el gobierno español prohibió a la ONG Proactiva Open Arms llevar a cabo misiones de rescate en el Mediterráneo central, basándose en que su barco no estaba equipado para realizar viajes largos y seguros. Pero a finales de junio, la ONG hizo caso omiso de la prohibición y se dirigió a la zona.

Añadir comentario