Las novatadas universitarias en España: «Me hicieron comer mi propio vómito mezclado con sopa»

Es jueves por la noche. Veinte estudiantes se reúnen en un terreno baldío cerca de la zona universitaria de Madrid para iniciar a los estudiantes de primer año en los caprichos de la vida universitaria. Los roles están claramente definidos. Los veteranos están bien vestidos y armados con cartones de vino barato. Los estudiantes de primer año están disfrazados y ya están borrachos. En una esquina, un nuevo estudiante está de rodillas vomitando mientras que otros cinco lo incitan a vomitar. «¡Seguirás bebiendo hasta que veamos tu cena cortada en cubos!», grita uno de ellos.

A medida que vuelve a llegar septiembre, también lo hace este supuesto rito de iniciación. Hace varias semanas, la controversia sobre estos rituales de iniciación surgió una vez más a raíz de un video viral de un golpe agresivo durante una de estas sesiones. Ambos partidos, que vivían en la residencia de estudiantes Diego de Covarrubias de la Universidad Complutense de Madrid, fueron suspendidos por dos semanas.

«Las suspensiones no resuelven nada», dice Loreto González-Dopeso, presidenta del grupo de apoyo No más novatadas, que atiende las quejas de los alumnos y padres de alumnos que han estado al final de estas ceremonias de iniciación.

El grupo ha recibido 40 quejas en toda España en el último año sobre rituales que van desde duchas frías en las pequeñas horas de la mañana hasta el consumo forzado de alcohol.

Laura Croas, una psicóloga especializada en intimidación, cree que la tradición persiste porque los estudiantes tienen miedo de denunciarla y porque las víctimas creen que serán ellos los que la denuncien más adelante. «Aceptas ser estudiante de primer año porque más tarde serás la veterana», explica.

Croas dice que aunque algunos de los rituales parecen inofensivos, las novatadas juegan con las emociones de la víctima y pueden dejar su huella. El problema más común entre sus pacientes es saber cómo decir que no.

«A esa edad, pertenecer a un grupo es importante, y uno acepta humillaciones porque tiene miedo de las consecuencias si no lo hace», dice. «Si no has aprendido a decir’no’ por miedo a ser condenado al ostracismo, eso seguirá siendo un problema para ti como adulto.»

Croas también aclara el papel de los veteranos y por qué las novatadas tienden a ir demasiado lejos. «En la terapia de grupo, podemos observar claramente nuestra capacidad como seres humanos para abusar del poder en un rol asumido», dice. «Es una forma errónea de canalizar la rabia que llevamos dentro.»

A esa edad, pertenecer a un grupo es importante, y aceptas humillaciones porque tienes miedo de las consecuencias si no lo haces.

LAURA CROAS, PSICÓLOGA

Esto es lo que se conoce como una carrera de poder, y viene con un pensamiento: «Una vez estuve en ese peldaño, pero ahora he escalado más alto.»

La Universidad Complutense de Madrid ha puesto en marcha su campaña anual contra el hurto en septiembre junto con la policía local y las autoridades municipales. Otras universidades están probando métodos alternativos en un intento de eliminar la práctica. La Universidad de Salamanca, por ejemplo, ha abierto por primera vez un punto de encuentro antihazing, donde los estudiantes establecidos ayudan a los recién llegados. «Se sienten más cómodos el uno con el otro», dice la vicerrectora Ana Belén Ríos. «Esa es la clave».

La Universidad de Extremadura, por su parte, ha lanzado su primera campaña centrada en el acoso sexual y el despilfarro de alimentos, en un guiño a los rituales de recubrimiento de los recién llegados con productos como la harina.

«La frase’el estudiante de primer año no es un soplón’ sigue teniendo peso», dice Loreto González-Dopeso, quien insiste en que la falta de incidentes reportados no significa que no estén ocurriendo.

Por ejemplo, José (nombre ficticio), padre de un antiguo alumno madrileño que se mudó después de un año de ser rechazado por sus compañeros, dice que le hubiera gustado contar lo que le estaba pasando a su hijo, pero se abstuvo de hacerlo por miedo a empeorar aún más su vida.

Mientras tanto, Lucas (también un nombre falso), que vivía en la residencia de estudiantes de Covarrubias, dice que aunque fue humillado, nunca fue él quien hizo sufrir a los demás. «Eran los típicos machos que disfrutaban intimidando a los más débiles», dice. «Lo peor que hicieron fue hacerme comer mi propio vómito mezclado con sopa. Si nunca has pasado por esto, es difícil entender por qué no decimos que no. Parece fácil desde fuera, pero cuando eres parte de ella, sientes que no tienes elección».

Sin embargo, no todos los estudiantes tienen malos recuerdos de las novatadas. Rocío, por ejemplo, vivía en la residencia del Marqués de la Ensenada y dice que todo era bastante manso. «Nos hicieron aprender cosas sobre los veteranos o emborracharnos», dice. «Pero nunca fueron demasiado lejos.» Rocío cree que es gracias a estos rituales que se forjaron fuertes lazos con sus compañeros de clase.

Añadir comentario