Cómo España recuperó al lince ibérico del borde de la extinción

En 2002, el lince ibérico fue identificado como el gato más amenazado del mundo, con sólo 94 ejemplares en libertad y parecía que se convertiría en la primera especie de gato en morir desde el tigre dientes de sable hace 10.000 años.
Ahora, diecisiete años después, el último censo muestra que en el sur de la Península Ibérica hay una población saludable de 686 individuos de lince ibérico que deambulan por los parajes salvajes.

¿Por qué estaban en peligro?

Lynx pardinus se encontró una vez en toda España, Portugal y partes del sur de Francia, con una población a principios del siglo XX estimada en unos 100.000 habitantes.

Pero, muy apreciados por su exuberante abrigo y como trofeo, los años de caza excesiva devastaron a la población, llevando el número estimado de personas que vivían en estado salvaje a menos de 10.000 a finales de la década de 1980.

El número de linces fue aún más devastado a medida que los proyectos de construcción y las nuevas carreteras erosionaban su territorio y los convertían en víctimas mortales.

LEA TAMBIÉN: El oso pardo español deambula por la frontera con Portugal, el primero en 175 años

Pero el peligro se vio agravado por la pérdida de presas. Cuando una epidemia de mixomatosis se extendió por toda España, seguida por el virus de la enfermedad de la hemorragia del conejo (RHDV) en la década de los 90, prácticamente acabó con la población de conejos, que constituye la dieta básica del lince y su número se redujo aún más.

En el año 2002, el número de linces que quedaban en libertad se redujo a sólo 94, viviendo en dos focos aislados de Andalucía -uno en Doñana (Huelva) y otro en Andújar (Jaén)- que ocupaban una superficie de 125 km2.

Éxito del programa de cría

En 2002, ante la posibilidad de que el lince se extinguiera, el gobierno español lanzó una campaña de emergencia para salvar al gato más grande de Europa y estableció un programa de cría en cautividad que culminaría con su reintroducción en la naturaleza.

Gracias a la cofinanciación entre la UE y las administraciones españolas por valor de 100 millones de euros, según El País, se han creado cuatro centros de cría en España y otro en Portugal, que han permitido la liberación en libertad de 185 linces jóvenes en la última década.

El lince es ahora el número 686 en el último censo y tiene un territorio de más de 3.064 km2 repartidos por Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura y a través de la frontera con el sur de Portugal. Incluso han sido vistos en Madrid y, lo que es más extraordinario, en las afueras de Barcelona.

Tal ha sido el éxito que en 2015, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) rebajó el peligro del lince ibérico de «En Peligro Crítico» a «En Peligro», pero indicó que si la conservación continúa de la misma manera, es probable que sea catalogado como «Vulnerable» a mediados de la próxima década.

Aún no está fuera de peligro

Aunque las penas por cazar ilegalmente a los gatos elusivos son enormes y han puesto fin a la caza furtiva, todavía se enfrentan a otros peligros.

Según los informes, los linces mueren accidentalmente en trampas colocadas por los agricultores para capturar zorros, pero el mayor peligro es, con diferencia, el de las carreteras.

Sólo en los últimos cinco años, cerca de 100 animales han sido atropellados por automóviles y encontrados muertos al costado de las carreteras, un hecho que los conservacionistas esperan limitar mediante la construcción de alcantarillas y ecoductos que cruzan por debajo o por encima de las carreteras. Una red de tales estructuras está actualmente planeada para el uso de Lynx.

Añadir comentario