junio 11, 2024
Beneficios de la miel

La miel de abeja y los beneficios que aporta a la salud

La miel de abejas es uno de los regalos más preciados que el ser humano puede recibir de la naturaleza, debido a que es un producto 100% orgánico, con un delicioso sabor, y lo mejor de todo, es que aporta incontables beneficios para la salud.  

Uno de los productos más valiosos que hay en el mundo natural es la miel. Esto se debe a que, gracias a todas las propiedades y nutrientes que la miel posee, desde que fue descubierta por las primeras civilizaciones, esta es utilizada de múltiples maneras, como por ejemplo: alimento, medicina e incluso como cosmético.  En vista de ello, hablaremos sobre la miel y los beneficios que aporta a la salud del ser humano.  

Beneficios de la miel para la salud

La miel forma parte de lo que hoy en día se conoce como el grupo de superalimentos, ya que cuenta con propiedades muy valiosas para el bienestar de las personas, como por ejemplo y solo para mencionar algunas de las más importantes: es rica en minerales, vitaminas y antioxidantes

Todo ello hacen posible los valiosos beneficios miel de abeja para la salud y bienestar de las personas, siendo los más destacados los que se describen a continuación: 

Sirve como antibacteriano y antiséptico 

Los ácidos fenólicos, los flavonoides y el peróxido de hidrógeno, son algunas de las inhibinas que están presentes en la miel de abeja. A este tipo de sustancias se le han atribuido propiedades bacterianas, por lo que resulta muy bueno para exfoliar la piel y como tratamiento para el acné.  

Por otra parte, la miel es igualmente antiséptica, especialmente cuando se mezcla con otras hierbas que ayudan a desinfectar y mejorar heridas, quemaduras, e incluso manchas de sol.  

Es antioxidante

Tal como se ha mencionado, la miel es rica en sustancias antioxidantes, por lo que es capaz de detener la descomposición de las células, llegando a prevenir enfermedades que generen procesos inflamatorios o que afecten el sistema cardiaco o inmunológico. 

Ayuda en el crecimiento de los tejidos

Gracias al contenido en aminoácidos y enzimas que intervienen en la generación de proteínas, consumir miel ayuda en la síntesis y el crecimiento de algunos tejidos del cuerpo humano

Favorece los procesos digestivos

Cuando se combina la miel con otros ingredientes, como la canela o el limón, esto se convierte en un poderoso producto que favorece los procesos digestivos. Esto se debe a que ayuda a que los alimentos puedan ser metabolizados con mayor facilidad

De este modo, previene y aplaca los problemas de indigestión, al mismo tiempo que elimina la pesadez estomacal, el estreñimiento, el reflujo y hasta puede detener la diarrea. 

Excelente hidratante

Gracias al alto contenido de humedad que hay presente en la miel pura, esta suele usarse como humectante natural para la piel, el cuero cabelludo y el cabello de las personas. Sin embargo, cuando la miel se calienta mucho, es posible que pierda esta propiedad tan útil. 

Alivia el dolor de garganta y la tos

Es ampliamente conocido el uso medicinal que se le da a la miel para aliviar los dolores de garganta y la tos. Para ello, la miel debe mezclarse con zumo de limón, ya que esto potencia sus propiedades antibacterianas, llegando a servir incluso para tratar algunos tipos de infecciones de las vías respiratorias. 

Desinflama 

A la miel también se le han atribuido propiedades antiinflamatorias, debido a que cuando se aplica como ungüento directamente en la zona afectada, se percibe que el músculo hinchado se reduce, así como el dolor que este causa.

¿Cómo integrar la miel a la dieta? 

Finalmente, es importante mencionar que para gozar de todos los beneficios que aporta la miel a la salud de las personas, los médicos recomiendan su consumo diario en dosis apropiadas. Pero gracias a su exquisito y dulce sabor, integrarlo a la dieta no es nada complicado, pues la misma se puede consumir de las siguientes maneras: 

  • Como endulzante de bebidas, como té, smoothies, jugos, etc.  
  • Sustituta del azúcar en postres: galletas, pastelitos, bizcochos, panqueques y tartas. 
  • Para caramelizar frutas y vegetales.  
  • Preparar aderezos de ensaladas y marinados de proteínas.
Compartir
Dejar un comentario

Noticias CES Madrid

Gracias por confiar en CESMADRID