abril 15, 2024

Afilador ejerce su oficio en la Costa del Sol como uno de los últimos en practicar la larga tradición española.

Conocido como ‘afilador’, la larga tradición ve al hombre silbar un poco a los residentes para hacerles saber que está disponible para afilar sus cuchillos y herramientas.

Después de escuchar las notas del chiflo, un instrumento parecido a una flauta, los residentes salen al exterior y pagan entre 3 y 5 euros para que les fabriquen cubertería nueva.

Los Afiladores han estado trabajando en las calles de España desde el siglo XVII, pero ahora quedan muy pocos.

 svg 3E

La cultura desechable del mundo occidental ha visto cómo sus negocios se secaban.

En 2014, por ejemplo, se estimaba que sólo había cinco personas trabajando en Madrid.

«Solían venir dos veces al día y se ganaban la vida mucho mejor», dijo Beatriz Sanllehi, de la localidad, a Olive Press.

«Ahora vienen una vez por semana.»

Los primeros registros de los «afiladores» en España proceden de Galicia, donde los trabajadores móviles utilizaban ruedas de piedra («tarazanas»), que llevaban en sus espaldas.

A lo largo del siglo XX, las ruedas fueron sustituidas por equipos más modernos y los trabajadores modernizaron su transporte de pie a bicicleta, motocicletas y, en algunos casos, furgonetas.

«Hace años cobraban más y había mucho más», añadió el local de Sabinillas, Héctor Santaella, «serían entre 100 y 500 pesetas.

«Es una pena que estas tradiciones se estén extinguiendo.»

 svg 3E

Dos grandes obras de arte también han documentado la tradición.

El Afilador fue pintado por Francisco de Goya alrededor de 1808 y muestra un solo afilador en el trabajo, encorvado sobre su rueda de piedra.

La pintura, que era para la casa de Goya en Madrid, se cree que fue un símbolo de resistencia.

 svg 3E

Este hombre era el encargado de tener listos los cuchillos, las mismas armas que, en su momento, estaban siendo utilizadas por el pueblo contra las tropas napoleónicas.

El gran Antonio de Puga también documentó la tradición en su obra de 1640 El Amolador, que ahora está colgada en San Petersburgo.

Compartir
Dejar un comentario

Noticias CES Madrid

Gracias por confiar en CESMADRID