Hombre pateado frente a un tren del Metro en Madrid

Estación de metro de Arguelles, andén 2, línea 6, dirección Pacífico. Son las 9:40 de la mañana y decenas de personas están esperando para abordar el próximo tren. De repente, un hombre patea a un pasajero desde atrás hacia las vías justo cuando se aproxima un tren.

El incidente tuvo lugar el viernes 2 de agosto en Madrid, causando pánico y miedo entre los transeúntes. Sin motivo aparente, el agresor se acercó a su víctima, un hombre de 23 años, y le dio una patada delante del tren. Afortunadamente, la víctima reaccionó rápidamente, rodando hacia un lado y aplanándose bajo el voladizo de la plataforma, lo que le salvó la vida.

Las tensiones se intensificaron mientras los transeúntes esperaban a ver si la víctima había sobrevivido y los allegados al presunto agresor lo reprimieron hasta que los guardias de seguridad de la estación llegaron a la escena. Después de esposarlo, las fuerzas de seguridad procedieron a informar del incidente a la policía nacional y al servicio de ambulancias de emergencia de Samur.

Una vez que el tren había pasado, la víctima levantó la cabeza y subió al andén con la ayuda de los transeúntes. Aunque el incidente pudo haber sido fatal, el joven de 23 años escapó con heridas leves en el codo y el antebrazo derecho.

El presunto agresor es un brasileño de 27 años llamado Bruno. Tras el ataque no provocado, fue llevado a la comisaría de policía de Chamberí y el sábado un juez ordenó su detención preventiva sin fianza por tentativa de homicidio.

Según sus fuentes cercanas a la investigación, Bruno ya ha estado involucrado en una serie de disturbios este verano con dos arrestos por causar lesiones corporales y otro por atacar a oficiales de la ley.

Detenciones previas
El 7 de junio, Bruno fue detenido por instigar un conflicto en un bar al aire libre en la avenida Poblados, en el sur de Madrid. Sin ningún motivo aparente, destruyó el mobiliario del bar y, cuando fue criticado por el propietario, le dio una paliza a él y a los clientes cercanos, fracturando el codo de un cliente. Cuando llamaron a la policía, tuvieron algunas dificultades para detenerlo y arrestarlo.

Un mes más tarde, el 10 de julio, Bruno causó otro disturbio en el centro de Madrid, en la calle Preciados, lanzando la colilla de su cigarrillo contra una patrulla policial que pasaba por allí y que tenía las ventanillas bajadas. Los agentes se bajaron y se acercaron a Bruno, quien nuevamente se resistió al arresto, pateando y golpeando a los agentes de policía que finalmente lograron detenerlo y llevarlo a la estación de policía en el centro de Madrid, donde fue acusado de causar lesiones corporales y atacar a los agentes de policía.

Dada su trayectoria de ataques no provocados a extraños, fuentes policiales creen que Bruno está sufriendo de un desorden psicológico.

Aunque la víctima del incidente de Metro del viernes pasado salió relativamente ilesa, incidentes similares han producido un resultado muy diferente. En octubre de 2005, por ejemplo, cuando Jorge R. V., de 23 años, empujó a Miriam Alonso Corraliza a las vías de la estación de metro de Carabanchel, el tren que se aproximaba le amputó la pierna izquierda y un dedo del pie en el pie derecho, además de fracturarse la cadera y lesionarse gravemente la cara. Su agresor, que vivía en Fuenlabrada, fue condenado a 11 años en una unidad psiquiátrica.

Añadir comentario