Hombres filmando en secreto a mujeres en Madrid

Suelen ser individuos solitarios, más bien infantiles, con problemas de inseguridad. La mayoría de ellos tienen más de 30 años y se criaron en un ambiente moralmente represivo, se les hizo sentir culpables y avergonzados por el sexo.

Con el tiempo, desarrollan obsesiones y patrones de comportamiento compulsivo que les proporcionan cierto alivio de la ansiedad que los devora. Se les conoce como «upskirters», porque utilizan cámaras para filmar las partes privadas de las mujeres en zonas muy pobladas.

No suelen ser violentos, excepto cuando son antisociales o tienen problemas de salud mental.

TERESA VAQUERO, SEXÓLOGA

Algunos de sus videos o fotos terminan en línea, donde pueden ser vistos en sitios web pornográficos junto a otras categorías como tríos o esclavitud. Y reciben millones de visitas.

En las últimas semanas, la policía española ha detenido a tres hombres en Madrid por practicar el upskirting. No se puede decir que ninguno de los tres haya actuado de forma espontánea; más bien, se trata de una cierta cantidad de planificación. La ruta fue diseñada, las cámaras fueron cuidadosamente ocultadas, y se pasaron horas acechando a su presa. Toda esta planificación, así como el viaje de regreso para revisar las imágenes en casa, no es sólo un ritual, sino parte de la fantasía, según los expertos que se ocupan de estos casos. Están en una aventura erótica, y el elemento de incertidumbre la hace mucho más intensa. Hasta que sean capturados, claro.

El 7 de septiembre, un hombre de 35 años estaba aparentemente de compras en un mercadillo en el barrio madrileño de Aluche. Con gafas de sol, pantalones cortos y zapatillas, parecía casi un adolescente. En una mano llevaba una bolsa que colgaba a la altura de sus rodillas. En un momento dado, cometió el error de acercarse demasiado a una mujer de mediana edad, despertando sospechas de que se las había transmitido a un par de policías locales.

Los oficiales localizaron al hombre y cuando se acercaron, trató de escapar. Pero al darse cuenta de que estaba atrapado, se agarró la bolsa al pecho y les dijo que no había nada en ella. Los oficiales miraron dentro y encontraron una caja de zapatos con un pequeño agujero en un lado equipado con una pequeña cámara GoPro. El hombre confesó abiertamente que estaba filmando a mujeres. Había pasado la mañana haciéndolo, y tenía una cámara de repuesto y una tarjeta de memoria por si se le acababa el espacio.

Fue detenido por violación de la intimidad y entregado a la Policía Nacional, que solicitó una orden de registro de su domicilio. Pero el juez no creyó que el delito fuera grave y la solicitud fue denegada.

«Se convierte en una obsesión», dice la sexóloga Adriana Royo, autora de Falos y falacias, que relaciona este comportamiento con la parafilia, definida como «una condición caracterizada por deseos sexuales anormales, típicamente relacionados con actividades extremas o peligrosas». «En muchos casos, dicen que es algo que no pueden controlar. Son conscientes de la vergüenza y tienen sentimientos de culpa, pero dicen que no pueden detenerse. No siempre es patológico; todos tenemos un poco de voyeur y de exhibicionista dentro de nosotros, como sugiere nuestro uso del Instagrama, pero se vuelve patológico cuando implica ansiedad, una obsesión persistente, una ruptura en las relaciones cercanas, inadaptación emocional o dificultad para mantener la intimidad emocional o sexual con los demás».

En muchos casos, dicen que es algo que no pueden controlar.

ADRIANA ROYO, SEXÓLOGA

Teresa Vaquero, sexóloga y psicóloga, está de acuerdo en que la parte placentera no se limita a la filmación. Planearlo y fantasear con que las mujeres que son filmadas se unan al juego también puede ser excitante. Vaquero agrega que por lo general se trata de personas que no se quieren mucho a sí mismas. «A menudo no han tenido una relación normal con amor y respeto», dice. «Son muy inseguros y tienen colgaduras relacionadas con su pene. Y nunca se atreven[a acercarse a las mujeres de una manera normal] – en este sentido son como niños de 12 años. No suelen ser violentos, excepto cuando son antisociales o tienen problemas de salud mental».

Un hombre de 53 años fue detenido en agosto por el mismo comportamiento obsesivo después de haber pasado al menos un año recorriendo sin descanso el Metro de Madrid en busca de mujeres para filmar. A diferencia del otro individuo, su arresto fue el resultado de una investigación policial de casi 300 videos en línea que obviamente habían sido filmados en la capital española. Los estaba subiendo con un perfil de usuario anónimo, tenía 3.519 seguidores y sus videos fueron compartidos más de 1,3 millones de veces.

La investigación reveló más de 555 víctimas, todas mujeres, incluidas algunas menores de edad. A menudo los filmaba en el transporte público, y luego los seguía todo el tiempo que podía. Poco a poco, se fue haciendo más valiente y se acercó, filmando las piernas de su objetivo y también sus rostros.

En este caso, la policía pudo registrar su casa, donde se encontraron con horas de imágenes. Posteriormente, el hombre, originario de Colombia, fue enviado a prisión. La policía publicó un comunicado de prensa en el que se le calificaba de «uno de los mayores depredadores de la intimidad de las mujeres», lo que le convertía en el primer «upskirter profesional» desenmascarado en Madrid.

En agosto se realizó otro arresto, esta vez de un hombre de 44 años de edad que se encontraba deambulando por el Parque del Retiro armado con dos cámaras de video conectadas a su bicicleta plegable. Las cámaras estaban a la vista, una en el manillar y la otra en la horquilla, sujetando la rueda delantera al cuadro.

Una pareja sentada en un banco se dio cuenta de que estaba actuando sospechosamente y lo denunció a un oficial de policía a caballo. Había pasado ese día tomando imágenes de mujeres y parejas tiradas en el césped. Las imágenes confiscadas por la policía mostraban que se acercaría a sus objetivos lentamente, se pondría a la altura de ellos y, de repente, se alejaría a toda velocidad.

En la comisaría, el hombre se mantuvo en calma. Llamó a un abogado. Esa misma tarde, la policía solicitó una orden de registro. La solicitud fue aceptada y la policía pudo confiscar computadoras portátiles, discos duros y pen drives de su casa, donde vive con sus padres. En las primeras horas de la mañana, el acusado se despidió de sus padres y fue metido en un coche de policía junto con los dispositivos de almacenamiento llenos de sus secretos robados.

Añadir comentario