empresa evitar llegar a la quiebra

Existen diferentes opciones para que una empresa pueda evitar llegar a la quiebra

En la vida de una empresa siempre hay distintos períodos, buenos y malos, pero uno de los más delicados sucede cuando no tiene liquidez y la insolvencia llega al extremo de no poder financiarse de ninguna manera. 

Son estos los momentos más duros para un empresario y su empresa, tener que decidir qué hacer para salvaguardar su patrimonio. Sin embargo, esto no significa que la empresa esté condenada, pues hay expertos que pueden sacarla de una crisis, simplemente con confiar en ellos. 

El concurso de acreedores puede evitar la quiebra de una empresa

La figura del concurso de acreedores para muchos empresarios significa temor, pero llevada por profesionales, es quizá la única solución para salvar su empresa. La ley concursal fue creada para que, mediante un proceso judicial, la empresa pueda solventar las deudas contraídas con los acreedores, y de esta forma salvar la empresa de una quiebra

Existen dos tipologías para acogerse a esta ley, de forma voluntaria y de forma necesaria. Como lo indica la definición, la voluntaria es por propia voluntad del empresario, y la necesaria es cuando un proveedor la pide para proteger sus lo que le corresponde. 

Diferentes etapas del concurso de acreedores

Existen diferentes fases del concurso de acreedores, y cuando este procedimiento se pone en acción, se lleva a cabo un proceso:

Actos previos

Son los pasos a seguir para comenzar con la presentación, La preparación de la documentación necesaria y algunos informes previos. En esta etapa, el empresario debe asesorarse por medio de expertos en esta ley, para evitar cometer cualquier error contable, legal o fiscal, que lo puede perjudicar.

Fase común

Es cuando procede la presentación, y se inicia con la aceptación del trámite, hasta que se entrega el informe de la situación concursal. También se determina en esta etapa, el monto al que asciende la deuda, el patrimonio, y las funciones que tendrá el administrador de la empresa, es decir, la determinación del activo y del pasivo de la empresa.

Fase de convenio

Tiene por objeto renegociar la deuda mediante un convenio con los acreedores, para poder seguir funcionando, reestructurando la deuda. Es también el momento crucial para la empresa, donde se define si la empresa puede seguir con sus actividades o será liquidada. 

Fase de calificación

Por medio de esta etapa se procede a la calificación de responsabilidades del administrador antes de la aplicación de la ley concursal. De esta forma, el concurso puede ser calificado de culpable o fortuito, dependiendo de cuál haya sido la actitud de los empresarios, si hubo dolo o no. 

Antes de llegar a la situación del concurso de acreedores, existe la posibilidad de obtener información para saber en que consiste un preconcurso de acreedores

Detalles del preconcurso de acreedores

En el caso del preconcurso, la empresa no es intervenida por un administrador concursal, además de quedar protegida ante la solicitud de algún acreedor de un concurso necesario

Este procedimiento es más rápido, pues las empresas tienen un tiempo de tres meses para financiar sus deudas con los acreedores. Si esto fracasara, el empresario deberá presentar un concurso voluntario.

El preconcurso tiene también la ventaja de paralizar cualquier ejecución, pues le brinda un blindaje a la empresa durante el procedimiento. Además de ser mucho más secreto que el caso del concurso, pues le permite a la empresa más discreción. Otro detalle importante es que es bastante menos costoso que el procedimiento de un concurso de acreedores. 

La empresa puede contratar un directivo experto para que solucione sus problemas

Este proceso debe ser llevado por letrados que tengan mucha experiencia en este tipo de procedimientos. Su importancia radica en que puede salvar a la empresa. Los más importantes equipos de abogados expertos en la ley concursal, ofrecen el servicio de Interim management a las empresas, que no es más que el alquiler de uno o más directivos, de un nivel muy superior. 

Es la contratación de un directivo externo para realizar un trabajo concreto con un fin determinado por el periodo de tiempo contratado. Este le brinda a la empresa algunos beneficios como el aporte de experiencia para el equipo, experiencia profesional con una visión externa del problema.

El profesional se implica más en la empresa que un consultor, es más económico de contratar que un ejecutivo a tiempo completo, e interviene en la formación de empresarios y directivos. De esta forma, las empresas cuentan con expertos en finanzas para abordar este tipo de procedimientos.  

Añadir comentario