Svalbard

¿Vacaciones entre osos polares y auroras boreales? Todo es posible en Svalbard

Las vacaciones son un momento de relax y disfrute como pocos, son muchos los meses de ahorro para gastar los mismos en un viaje que ninguno de los implicados olvidará jamás. 

Por esta razón, cuando todas las posibilidades están encima de la mesa, es cuando hay que prestar especial atención a qué viaje escoger de cara a que todas las expectativas se cumplan. Pero, por mucho que conozcamos los destinos más típicos, hay muchos otros que se nos escapan a nuestros conocimientos.

Paisajes por descubrir

Es muy probable que siempre hayas soñado con las playas paradisíacas del Caribe, o con los altos montes de Nepal, pero hay ciertos destinos que ni siquiera se nos pasan por la cabeza, perdiéndonos así auténticas maravillas.

Posiblemente, si alguien te comenta su último viaje a Svalbard, tu primera reacción sea la de averiguar qué es ese lugar. No hay por qué avergonzarse, el turismo en masa todavía no ha llegado a este archipiélago noruego.

Las islas de Svalbard son un archipiélago situado entre Noruega y el Polo Norte, de apenas 2.000 habitantes, que a pesar de no ser sede de miles de visitantes cada año, tiene rincones maravillosos por descubrir, haciendo del viaje toda una experiencia única.

El mundo es un lugar enorme con posibilidades casi ilimitadas en la vida de una persona. Por mucho que conozcamos cientos de países y creamos que conocemos todas las posibilidades que ofrece el sector del turismo, todavía quedan paisajes por descubrir.

Así pues, dejarse sorprender forma parte de todo el proceso de planear unas vacaciones y, escogiendo un destino como Svalbard, sin lugar a dudas, el resultado será más que satisfactorio.

Experiencias inolvidables en Svalbard

Quizás, el mero hecho de visitar un lugar tan cercano al Polo Norte, ya sea en sí mismo, una experiencia que jamás se olvidará. Sin embargo, hay ciertas aventuras irrepetibles en cualquier otro destino que hacen destacar estas islas por encima de la media.

La primera de ellas es la de poder ver osos polares en su entorno natural. Durante unos días en barco, podrás navegar por territorios de lo más insólitos, siempre guiados por profesionales que harán de tu viaje un proceso mucho más cultural. Eso sí, quien dice osos polares, dice también morsas, zorros árticos o ballenas belugas.

Por otro lado, si hay algo que todo el mundo debería ver al menos una vez en la vida, eso son las auroras boreales. Propias en estos paisajes norteños, son una de las mayores maravillas que ofrece la naturaleza. Todo esto con la posibilidad de disfrutar de la noche polar, que dura las 24 horas del día y muestra la imponente belleza de las estrellas.

Sin embargo, si el barco es demasiado para ti, pero aun así quieres conocer los glaciares y fiordos de la zona, puedes apostar por las actividades a pie. Caminar con raquetas o bien en un trineo guiado por perros, son cosas que sólo pasan en el Polo Norte y acceder a ellas puede ser más sencillo de lo que en un principio podías creer.

Contrata una agencia de confianza

Para este tipo de destinos, como para tantos otros, es muy recomendable acudir a una agencia de viajes. Estas empresas están especializadas en el sector del turismo y se encargan de que la experiencia final sea de pleno disfrute para el cliente. Por lo que mejor no dejar nada al azar y poner las vacaciones en manos de una compañía de confianza.

Más allá de la seguridad transmitida, hay otros factores fundamentales a cubrir, ya que ciertas actividades no se podrán realizar por cuenta propia, y tarde o temprano tendrás que acudir a un tercero. 

En consecuencia, mejor hacerlo desde el principio y tener una atención personalizada, antes incluso de sacar los billetes de avión. Además, las mejores ofertas suelen venir por parte de estas agencias, consiguiendo la mejor relación calidad-precio del mercado, porque merecemos lo mejor en nuestras vacaciones y está en nuestras manos dejarnos sorprender por un mundo sin límites. 

Añadir comentario