Moros y Cristianos: La mayor fiesta de verano de España

El VERANO es la temporada en la que España parece despertar en serio -a pesar de que el calor hace que sus habitantes quieran volver a dormir- y las calles que estaban tranquilas el resto del año comienzan a desbordarse de gente, desfiles, música, fuegos artificiales, y casi cualquier cosa ruidosa y colorida que se le ponga en la mano.

Esta es la época en la que los pueblos y aldeas celebran sus fiestas patronales y, como suele ocurrir con las fiestas españolas, los fanáticos tienen poca semejanza con el «santo del día» en el calendario cuya vida y tiempos se pretende honrar.

Por lo general, se celebra una misa y procesión formal en algún lugar, pero el resto de la semana o quincena hay música y discotecas al aire libre, cenas al aire libre a las que el público está invitado y un gran espectáculo de fuegos artificiales el último día.

Es posible que se celebre un torneo deportivo, y que se monte un parque acuático para niños, para mantener a todos ocupados durante el día.

Muchas fiestas patronales en el sur y el este están programadas para coincidir con la espectacular fiesta de Moros y Cristianos – posiblemente una de las más visuales y extravagantes del año y una que todo residente o turista debe asegurarse de que presencie por lo menos una vez en la vida.

Por supuesto, si vives en un pueblo que los celebra, puede que sólo tengas que abrir tu ventana, pero si estás en cualquier otro lugar del país, reserva un pequeño descanso este o el próximo verano y prepárate para que te sorprenda.

¿Qué implica?

La mayoría de los lectores sabrán que España fue invadida por los moros, o colonos árabes del norte de África, que vivieron pacíficamente en el país durante los siguientes siete siglos. Las dos comunidades estaban lejos de estar segregadas – los matrimonios mixtos eran comunes, lo que significaba que un gran número de españoles modernos probablemente podrían rastrear sus árboles genealógicos hasta los moros. La arquitectura, la gastronomía, la música, la cultura y las tradiciones en general tuvieron un aire árabe a lo largo de la Edad Media, y si tienes la oportunidad de visitar uno de los muchos mercados medievales que se celebran en el sur y el este durante todo el año, lo verás por ti mismo, ya que los puestos y los vendedores están decorados y vestidos para reflejar el aspecto que tenía España en ese momento. En muchos sentidos, habría sido difícil distinguir gran parte del país de Marruecos.

Pero llegó la Inquisición y los moriscos fueron expulsados de España o forzados a convertirse al cristianismo -los que lo hicieron se llamaban moriscos- y la península sufrió un enorme declive demográfico, lo que provocó que se trajeran residentes de las Islas Baleares para repoblarla, en particular las zonas costeras.

Esto es lo que celebra la fiesta de Moros y Cristianos – la llegada de los Moros, y luego su expulsión de España.

A primera vista, no parece algo que debamos celebrar. No era muy agradable echar una gran parte de la población basada en su religión, y los moros no se habrían sentido muy festivos cuando tuvieron que huir del país por el puerto más cercano con cualquier cosa que pudieran meter en una mochila. De hecho, en los últimos años, algunos pueblos han considerado desguazar la fiesta por completo, o al menos cambiar la historia para permitir que los moros ganen, conscientes del hecho de que la comunidad de expatriados más grande de España es la marroquí y, por lo tanto, mayoritariamente musulmana.

Pero los representantes de la comunidad musulmana dijeron que no estaban preocupados.

«Es una tradición», dijeron. «Es sólo una fiesta. No nos lo tomamos como algo personal y, en realidad, lo disfrutamos mucho».

Pompa y circunstancia

En la práctica, la fiesta no se parece en nada a la sangrienta realidad de este capítulo de la historia. Parecería improbable que, antes de que las tropas cristianas entraran en batalla contra los moros, tuvieran tiempo de pintarse la cara con brillantes y funky patterns, trenzarse el pelo, ponerse cascos y postizos brillantes, o pasar 20 minutos atados a sus zapatos. Del mismo modo, probablemente no había demasiadas carrozas arrojando dulces a la multitud, ni exhibiciones de doma o caramelos, y parecería improbable que los moros obligados a huir lo hicieran con vestidos de seda y terciopelo, camisetas sin tirantes con incrustaciones de joyas y enormes turbantes y sombreros con plumas.

Esto es, en pocas palabras, lo que se puede esperar ver en los desfiles, junto con tropas de baile de ballet, bandas de música, camellos, serpentinas, zancos y castillos humanos. Se trata de un carnaval con un tema medieval, aunque el vestido medieval es el más fino y de aspecto más real.

En primer lugar, sin embargo, los moros tienen que llegar, y si la fiesta tiene lugar en una ciudad costera, a menudo se hace en barco. Desembarcan en la playa, y un’traidor’ entre ellos avisa a las tropas cristianas, que los esperan en la orilla, frecuentemente a caballo. Sigue una ronda de disparos de cañón, y luego las dos facciones opuestas firman una tregua.

Luego vienen los desfiles – las grandes ciudades a menudo dividen a los moros y a los cristianos durante dos noches, y los cristianos suelen venir primero y luego los moros después del desembarco – pero las ciudades y pueblos más pequeños los mantienen juntos.

En algún momento, normalmente al final, pero no siempre, está el «asalto al castillo», que puede ser una gigantesca fortaleza de papel maché instalada en una plaza de la ciudad, o el ayuntamiento o la Casa de Cultura decorada con almenas de cartón. Los moros se esconden dentro, los cristianos leen un discurso declarando que cada banda está en guerra con la otra, luego los cristianos entran en el castillo para desalojar a los moros, o simplemente disparan cañones desde la plaza hasta que los moros salen obedientemente.

Nadie sale herido durante la fiesta. Los que pertenecen a los clubes de fiesta cristianos corren en el castillo gritando, y una vez dentro, ellos y los miembros del club de fiesta moro intercambian latas de bebida y charlan sobre política y quién ha sido expulsado por El Factor X.

Tanto moros como cristianos se dividen en tropas, o filadas -conocidas en la Comunidad Valenciana como filaes- y el gran desfile, o entrada, ve a cada tropa marchar por turnos, siguiendo a su portador de bandera.

Cada tropa tiene un turno para ser los’capitanes’, aunque en las grandes ciudades con 10 o 20 de ellos, pueden pasar muchos años antes de que los tuyos vuelvan a aparecer.

Dentro de cada tropa hay filas de desfiladeros todos con los mismos trajes – contratados para la noche, y nadie, excepto la `administración’, puede verlos antes de que sea el momento de ponerlos – marchando en sincronía. Si es la primera vez, se necesitará mucha práctica para dar el paso correcto. Rodar por las esquinas es complicado, ya que la línea no puede doblarse o romperse – algunas filaes practican con postes de red de piscina sostenidos a sus espaldas. Estas líneas se conocen como escuadras, o «escuadrones», y pueden ser mezcladas si el filà es pequeño, pero normalmente son todos machos y todas hembras, con el más alto en el centro y el más bajo en los extremos.

Aunque, para la mayoría del público, los moros y cristianos son los protagonistas de los desfiles, esto es sólo una pequeña parte de la fiesta para los miembros de los que pagan y que participan en la marcha: durante una o dos semanas, su kábila o sede (una tienda de campaña, un garaje alquilado o una casa vacía) se abre, y la comida se sirve de tres a cinco veces al día con barra libre y música en vivo o discotecas todas las noches. Aunque no es obligatorio, puedes pasar 20 horas al día en tu kábila, desayunando, almorzando y cenando allí y bailando hasta altas horas de la madrugada.

Dónde encontrarlos

Casi todos los municipios de las provincias de Valencia y Alicante celebran una fiesta de Moros y Cristianos, así como dos en la provincia de Castellón (La Vall d’Uixó y Peñíscola), ocho en la Región de Murcia (ciudad de Murcia, Santomera), Abanilla, Archena, Caravaca de la Cruz, Cieza, Jumilla y Lorca), varias de las provincias más orientales de la región central de Castilla-La Mancha -las de Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Toledo- y también partes de Andalucía.

En esta última, la provincia de Málaga cuenta con cuatro municipios que celebran a los moros y cristianos (Benalauría, Alfarnate, Benadalid y Atajate), Jaén con cuatro (Bélmez de la Moraleda, Cortijada de Bélmez, Campillo de Arenas y Carchelejo), Cádiz con dos (Benamahoma y Zahara), y la mayoría de los municipios de las provincias de Granada y Almería también celebran estas fiestas.

También se pueden celebrar las fiestas de Moros y Cristianos en la ciudad de Lleida, capital de la provincia de Cataluña del mismo nombre; en la ciudad de Cáceres en Extremadura; en Barlovento en las Islas Canarias, y en Sóller y Pollença en Mallorca.

Cuando tienen lugar: Este mes se acercan las fiestas….

Algunos comienzan en febrero (Bocairent, provincia de Valencia y Sax, provincia de Alicante), marzo (Villafranqueza, cerca de Alicante) o abril (Llutxent, provincia de Valencia, Banyeres y Alcoi, provincia de Alicante -la última de las cuales tiene fama de ser la más grande y famosa de España-), otros incluso se celebran en diciembre (Monforte del Cid, cerca de Elche, en la provincia de Alicante), pero los meses de julio y agosto suelen ser los meses principales, y otros se extienden también hasta septiembre.

Todavía se pueden ver varios de ellos este año: mañana (lunes 5 de agosto) se celebra en Els Poblets, en la provincia de Alicante; un desfile popular por su carácter’local’ y por el hecho de que sólo dura unos 60-90 minutos porque el pueblo es muy pequeño, aunque no es menos espectacular que en cualquier otra ciudad grande. Muy cerca, los Moros y Cristianos de Dénia se celebran del 13 al 16 de agosto, y también en el mismo radio de 20 kilómetros, uno de los más espléndidos, pero también el más «local», se encuentra en el pueblo de El Verger, donde el 15 de agosto se celebra el desfile principal.

También en agosto se celebran las fiestas de Moros y Cristianos y sus principales desfiles en la localidad alicantina de Altozano y, en el resto de la provincia, en Aspe, Aguas de Busot, Benilloba, Benillup, Benimarfull, Callosa de Segura, Campo de Mirra, Cocentaina, Cofrades, Elche, Xixona, y Santa Pola y Castalla (ambos a partir del 31 de agosto).

Para la provincia de Valencia, las fiestas de agosto son en Alaquàs, Alfarrasí, Aielo de Malferit, Bélgida, Benigànim, Castelló de Rugat, Catadau, Godella, Llaurí, Manuel, Miramar, Montaverner, Nàquera, Ontinyent, Paterna, La Pobla del Duc, Rafelguaraf, Serra, Senyera, Sumacàrcel, y Villanueva de Castellón.

Jumilla (Murcia), Alcudia de Monteagud, la comarca de Adra de La Alquería, Benínar, Laroya y Senés (provincia de Almería), Benamahoma (Cádiz), Bélmez de la Moraleda, Campillo de Arenas y Carchelejo (provincia de Jaén), y Benalauría y Benadalid (provincia de Málaga) también se celebran en agosto.

…en septiembre

Alfarnate (Málaga) Válor (Granada) Serón, en La Loma, Bédar, y Bacares (Almería), Caudete y Abengibre (Albacete), L’Olleria, Llíria, Xàtiva, Fontanares, Quart de Poblet, Catarroja, Bellreguard, Bellús y L’Atzeneta d’Albaida (provincia de Valencia), y Villena, Santa Pola, Mutxamel, Ibi, Crevillent, Benejama y Altea (provincia de Alicante) celebran sus fiestas de Moros y Cristianos el próximo mes.

…y en octubre

Zahara (Cádiz), Alcóntar (Almería), La Vall d’Uixó (Castellón), La Pobla Larga, Sagunto, Montesa, Alzira, Albalat de la Ribera y Albaida (Valencia), y El Campello, Calpe, Callosa d’En Sarrià y Benidorm celebran sus propias fiestas de Moros y Cristianos en octubre, época en la que el tiempo en cada una de estas provincias sigue siendo agradable y soleado, lo que le da tiempo suficiente para planificar su viaje.

Añadir comentario