junio 11, 2024
Fintech Wannacash

Las Fintech como Wannacash, obligan a los bancos a digitalización

En un entorno dinámico viven las diferentes industrias actuales, motivado sobre todo al hecho de que las nuevas tecnologías han cambiado la forma en que se comportan y, sobre todo, en la que ofrecen experiencias al usuario. Las fintech son, tal vez, el mejor ejemplo de ello.

En 10 minutos

Es el tiempo de aprobación mínimo de la empresa de préstamos Wannacash, una de las más conocidas en España en los últimos tiempos, y que sirve de ejemplo para entender la revolución que han representado las empresas fintech dentro del ecosistema bancario y financiero, una realidad que no conoce de fronteras y cuyos beneficios se miran allá donde se ha implementado.

La empresa, especializada en ofrecer préstamos rápidos, permite realizar cada uno de los pasos necesarios para la solicitud a través de internet, pero no solo eso se puede señalar como una ventaja, sino que sirve de antemano para reconocer cómo este tipo de empresas están obligando a que los bancos tengan que cambiar la forma de hacer sus procesos y de ofrecer servicios al público.

Funciones que las personas adoran en las empresas fintech

Como en todo, este tipo de empresas no son perfectas ni son válidas para todos los casos, pero lo cierto es que utilizan debidamente la tecnología para ofrecer una experiencia de usuario superior a la de cualquier entidad bancaria, y esa es una de las tantas razones que explican cómo, empresas 10 veces más pequeñas en capitalización que un banco, logren cobrar mayor relevancia en un entorno financiero dominado por las empresas más tradicionales.

Y es que hay funciones y alternativas que estas empresas tienen, pero que los bancos no:

  • Alternativas y comparativas, sin secretos: rara vez los bancos son tan abiertos sobre las comisiones, las ventajas de contratar uno u otro servicio. En cambio, las fintech promueven la transparencia como política de su servicio, por lo que hay empresas en las que puedes comparar los créditos, saber cuáles son las comisiones por contratar cada uno, cuál conviene más en cada caso -si tiene ASNEF, si está en paro, etcétera-, cosa que no sucede en los bancos.
  • Todo a través de internet: para un banco, salvo que se tenga un historial impecable con esta clase de productos, solicitar un crédito a través de internet es impensable. Todo se resume a pasar siempre por las oficinas, hasta para las tareas administrativas y de gestión más nimias. Las empresas fintech digitalizan absolutamente todos sus procesos, e incluso algunas -grandes y conocidas- ni siquiera tienen oficinas presenciales en ningún lugar, ya que eso no impide que sean eficaces en atención al cliente y en proveer soluciones. A fin de cuentas, a muy pocas personas les agrada ir al banco.
  • Una experiencia de uso enfocada en lo digital: las empresas de préstamos ofrecen préstamos sin importar cuál sea su uso posterior. Los usuarios tienen libertad. Esa libertad también está en la posibilidad de realizar compras online de manera segura gracias a que permiten utilizar tarjetas virtuales, cuentan con aplicaciones fiables, redondean una experiencia de uso donde priman las interacciones digitales, y no es algo baladí, puesto que algunos bancos ofrecen, pero a medias, siendo poco intuitivos.

Los bancos, hacia la digitalización irreversible

Actualmente hay más personas con móvil inteligente que con cuentas en bancos tradicionales. Muchas fintech permiten domiciliar los pagos y llevar la cuenta nómina con ellas, otras realizan préstamos sin ningún tipo de comisión, mientras que otras tantas se especializan en ofrecer préstamos con periodos de vencimiento muy amplios, de manera que hay una empresa fintech para cada tipo de necesidad o de usuario.

Los bancos no solo se enfrentan a una digitalización irreversible -el target al que deben apuntar es hoy reacio a las oficinas y a la atención al cliente con esperas-, sino que apuntan a una optimización de los servicios y productos que entiendan esa digitalización -solicitudes a través de internet, cuentas totalmente digitales-, sin dejar de considerar que se trata de instituciones muy grandes, tanto en capacidad de penetración de mercado como en capitalización, por lo que inevitablemente hay cosas que de tan solo mejorar un poco resultarán cruciales para garantizar su viabilidad en el futuro.

Compartir
Dejar un comentario

Noticias CES Madrid

Gracias por confiar en CESMADRID