abril 20, 2024

Trabajadores discapacitados del Palacio Real de Madrid condenan las condiciones abusivas

Los trabajadores con discapacidad están trabajando largas jornadas por salarios bajos como parte del personal del Palacio Real de España en Madrid, que recibe más de 1,5 millones de visitantes al año.

Estos asistentes, que ayudan a garantizar la seguridad de los visitantes y de los objetos que se encuentran en el interior del palacio, registran más horas de las que se estipulan en sus contratos. Algunos individuos han trabajado durante 243 horas en un solo mes, como se refleja en sus tarjetas perforadas. Y en algunos casos, su paga ha estado muy por debajo de lo que se les había dicho que harían.

Integra, la empresa encargada de proporcionar el personal para el Palacio Real, afirma que las largas jornadas de trabajo se deben al mayor número de horas de apertura durante el verano, cuando hay una afluencia de turistas, y que éstas se compensan con días más cortos durante los meses de invierno.

Este periódico ha confirmado que algunos trabajadores de Integra en el Palacio Real trabajan de 9:00 a 20:00 horas. Patrimonio Nacional, la agencia estatal que administra este y otros sitios del patrimonio nacional, ha anunciado que romperá el contrato que tiene con la empresa si se confirma que la acusación es cierta. El sindicato Comisiones Obreras presentó el viernes una denuncia ante los inspectores de trabajo por «las graves irregularidades que se detectaron y las pruebas que se han recopilado».

«Nadie puede imaginar lo emocionada que estaba cuando me enteré de que iba a trabajar en el Palacio Real», dice Susana, de 51 años, que comenzó su nuevo trabajo hace tres meses. Su experiencia ha sido «decepcionante, por no decir más».

Susana (nombre falso) no tiene problemas para compartir su historial médico, lo que demuestra que ha sido diagnosticada con discapacidades físicas, psicológicas y sensoriales. Fue contratada por Integra, una empresa especializada en trabajos para personas con necesidades especiales; Integra fue a su vez subcontratada para los puestos por Clece, un contratista del Palacio Real que a su vez es propiedad del grupo de construcción español ACS.

Susana comenzó su nuevo trabajo el 1 de julio, y recibió instrucciones de vigilar las salas del palacio que están abiertas a los visitantes. Después de un mes y medio «infernal» en el que terminaba cada día de trabajo «con la espalda torcida», fue despedida.

Ahora, Susana forma parte de un grupo de 16 personas que se han unido para revelar lo que ocurre detrás de las paredes del majestuoso edificio del siglo XVIII: condiciones abusivas que incluyen largas jornadas de trabajo, descansos insuficientes y contratos que sólo se producen para ser firmados en el momento del despido.

A los 23 años, Susana acababa de graduarse en periodismo en la Universidad Complutense de Madrid cuando sufrió un derrame cerebral que le causó parálisis en el lado derecho del cuerpo. Pero su voluntad de hierro permanece intacta, así como un fuerte deseo de defender sus derechos. «Necesito trabajar, me gusta sentirme útil. Lo único que pedimos es que nos traten con dignidad y que las posiciones se adapten a nuestras condiciones», dice.

Cuando recibió su paga de julio, Susana se sorprendió: 545 euros por casi 200 horas de trabajo. «Estaba enloqueciendo. Me habían dicho que serían unos 800 euros». Poco después, la soltaron.

Otros colegas tuvieron experiencias similares: sus condiciones reales de trabajo sólo surgieron cuando fueron despedidos y se les mostró su contrato por primera vez.

«Las condiciones son claras para ellos cuando son entrevistados para el trabajo, porque yo me aseguro de ello», dice Alejandra López de Segredo, a cargo de los empleados de Integra que trabajan en el Palacio Real. «Y lo expliqué varias veces por correo electrónico.»

Pero un alto directivo de Clece, la empresa hermana de Integra, señala que firmar su contrato de trabajo el mismo día que termina es «claramente irregular».

La misma fuente señala también que «en verano se añadieron entre 300 y 400 personas y había un retraso, lo que significa que posiblemente algunos contratos no se firmaron en el momento oportuno. Es algo que tendremos que resolver, pero es un problema momentáneo».

Marco, de 35 años, no está de acuerdo. Forma parte del 30% de la plantilla de Integra sin ninguna discapacidad, y trabaja en el Palacio Real desde el 15 de julio. Fue llamado para firmar su contrato «hace tres días», dice. «Y para mi sorpresa, querían que firmara que había completado un curso de riesgos en el lugar de trabajo que obviamente no me ofrecieron, y lo que es peor, me pidieron que anotara que la firma había tenido lugar en julio. Así que me rebelé, dije que quería dejar claro que lo estaba firmando ahora, y dijeron que no les importaba si no firmaba en absoluto. Escribí’recibido con objeción’. El contrato también describía un calendario que no se ajusta a la realidad».

Compartir
Dejar un comentario

Noticias CES Madrid

Gracias por confiar en CESMADRID