abril 15, 2024
Aprender un idioma nuevo

Formas de mantener la mente activa incluso a edad avanzada

Mantener la mente activa es fundamental para prevenir el deterioro cognitivo y las enfermedades neurodegenerativas que pueden afectar a las personas mayores.

Afortunadamente, existen muchas actividades, juegos y hábitos que pueden ayudar a estimular el cerebro y mejorar la memoria, atención, concentración y creatividad.

Jugar solitario

A la hora de mantener la mente activa y de forma lúdica, un ejemplo es el juego de solitario.

El solitario es un juego de cartas muy popular que consiste en ordenar las cartas de los cuatro palos en orden ascendente, desde el as hasta el rey, en cuatro pilas separadas. Para ello, se van moviendo las cartas de una pila a otra siguiendo unas reglas específicas.

El solitario es un juego que requiere de mucha atención, planificación y estrategia, por lo que ejercita el pensamiento lógico y la capacidad de resolver problemas. Además, al ser un juego individual, se puede practicar en cualquier momento y lugar, sin necesidad de contar con otros jugadores.

Aprender un idioma nuevo

Aprender un idioma nuevo es una de las mejores formas de mantener la mente activa y joven. Al estudiar una lengua diferente, se activan diversas áreas del cerebro relacionadas con el procesamiento del lenguaje, la memoria, la atención y la comprensión. Asimismo, se favorece la plasticidad cerebral, es decir, la capacidad del cerebro de adaptarse y crear nuevas conexiones neuronales.

Hoy, para cualquier edad, es posible tanto aprender un idioma en Madrid, como en cualquier otra ciudad del país, y por supuesto también se puede hacer en línea.

No obstante, aunque el ejemplo del idioma es el más claro, aprender una afición nueva, desarrollar un nuevo talento, sea manual o intelectual, tendrá los mismos efectos sobre la mente y el estado de ánimo. Por ejemplo, aprender a bordar, tejer o hacer alguna otra tarea manual puede desencadenar efectos igual de provechosos.

Hacer ejercicio físico

El ejercicio físico no solo beneficia al cuerpo, sino también a la mente. Al hacer ejercicio, se liberan endorfinas, serotonina y dopamina, que son neurotransmisores que brindan bienestar, reducen el estrés y mejoran el ánimo.

De la misma manera, el ejercicio físico aumenta el flujo sanguíneo al cerebro, lo que mejora el suministro de oxígeno y nutrientes a las células nerviosas.

Esto contribuye a prevenir el envejecimiento cerebral y a potenciar las funciones cognitivas como la memoria, la atención y la velocidad de procesamiento.

Desde luego, dependerá de la edad, del grado de dependencia y del estado físico actual de cada persona; ya que algunos podrán animarse a ejercicios de media intensidad, mientras que otros pueden buscar más crecimiento mental y físico a la vez con el yoga nidra, por ejemplo. Pero, en general, toda actividad física tiene beneficios a nivel mental.

Leer libros

Leer libros es otra forma de mantener la mente activa y, aparte, cultivar el intelecto. Al leer libros, se estimula la imaginación, la creatividad y el pensamiento crítico. También se mejora el vocabulario, la ortografía y la expresión escrita y oral.

Leer libros permite acceder a nuevos conocimientos, experiencias y puntos de vista que enriquecen la cultura general y la visión del mundo. Leer libros, igualmente, es una actividad placentera que brinda relajación y ayuda a escapar de la rutina.

Hacer crucigramas o sudokus

Los crucigramas y los sudokus son juegos de ingenio que consisten en rellenar una cuadrícula con letras o números siguiendo unas pistas o unas reglas. Estos juegos son muy beneficiosos para mantener la mente activa porque requieren de mucha concentración, lógica, cálculo y razonamiento. Al hacer crucigramas o sudokus, se ejercita la memoria a corto plazo, la capacidad de análisis y síntesis y la agilidad mental.

Tocar un instrumento musical

Tocar un instrumento musical es una actividad que involucra tanto al hemisferio izquierdo como al derecho del cerebro. Al tocar un instrumento musical, se coordinan los movimientos motores con los estímulos auditivos y visuales. También se desarrollan habilidades como la memoria, la atención, la percepción espacial y temporal y la expresión emocional.

Por eso, dentro de las mejores aficiones que se pueden cultivar para mejorar la capacidad de atención, la concentración y hasta la facilidad para entrar en estados de flow, la de tocar un instrumento musical seguramente encabezará todos los listados. Para los adultos mayores, sobre todo los que desde siempre han tenido afición por la música, tocar un instrumento puede brindarle años de funcionamiento cognitivo pleno.

Compartir
Dejar un comentario

Noticias CES Madrid

Gracias por confiar en CESMADRID