septiembre 29, 2023

Cómo las mariposas están ayudando a esta víctima de la violencia de género: «Sigo siendo madre, pero no tengo a mis hijas»

El 25 de septiembre de 2018, Itziar Prats fue despertada por una llamada telefónica de la policía. Le pidieron que identificara el cuerpo de su ex marido, que acababa de suicidarse. Antes de suicidarse, había matado a sus dos hijas, Nerea y Martina, de seis y dos años de edad. Ha pasado un año desde entonces, y no ha pasado un día sin que Prats haya pensado en sus hijas. Pero gracias a alguien que conoció por casualidad, ahora está usando parte de su sufrimiento para inspirar y ayudar a otros. Esta es su historia.

«Mi nombre es Itziar, soy la madre de Nerea y Martina. De un día para otro, lo que más amaba me fue arrebatado. Lo denuncié y pedí ayuda, pero su padre los mató. Tenían seis y dos años. Mi vida cambió completamente, hace exactamente un año.

«Te levantas por la mañana, los vistes, les preparas el desayuno, los llevas a la escuela. Después del trabajo preparas la cena, lo haces todo… y de repente, un día, te despiertas con la policía diciendo que tienes que ir a identificar a alguien que creen que es tu marido. Y no sólo él, también mis hijas. Entonces, no tuve que despertar a nadie, no tuve que llevar a nadie a la escuela. Nadie me pidió nada. Era todo lo contrario. Todos me rodeaban, querían ayudar… Pero ya no estaba en este mundo. No estaba al tanto de nada, no podía entenderlo. Esperaba que mis hijas entraran por la puerta en cualquier momento….

«Era normal que pasaran unos días con su padre, pero siempre volvían. Y eso es lo que me decía a mí mismo: «Pasarán por esa puerta en cualquier momento». Durante meses los estuve esperando.

«Algunos días, ni siquiera me levantaba de la cama, mareada por la tensión constante y sin ganas de hablar con nadie. Sólo quería llorar. Estaba triste, pensando constantemente en ellos. Sobre el sufrimiento por el que han pasado, sobre todos los momentos que hemos compartido juntos.

«En octubre, un amigo me presentó a alguien que me ha ayudado a dar sentido a todo este sufrimiento. Su nombre es Isa. Ella había visto lo que le había pasado a mis hijas en la televisión y pensó:’Tengo que hacer algo’. Y ciertamente lo es.

«Investigó el origen de la violencia de género, las hermanas Mirabal[cuyo asesinato en 1960 llevó a la creación del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia de Género el 25 de noviembre], y la vinculó con el símbolo de la mariposa y la idea de cambio, el efecto mariposa.

Será difícil continuar mi vida a solas con mis recuerdos. Pero no voy a dejar de intentarlo

«Así nació su proyecto. Se centra en la educación. Nuestras actitudes y valores se forman desde una edad temprana, por lo que es entonces cuando tenemos que actuar. Me dijo todo lo que quería hacer. Recuerdo que los dos nos sentíamos emocionados. Ella me dijo:’Oh querida, estoy llorando más que tú. «No puedo soportarlo. Y así es como empecé a tejer mariposas.

«Este proyecto es ahora una parte importante de mi vida. Isa ha logrado llevarla a diferentes escuelas. Hice la primera mariposa después de la manifestación del 25 de noviembre[para el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia de Género]. Hice dos tallas – la grande representa a Nerea, la más pequeña es Martina. Me lleva 10 minutos hacer uno, no es difícil si sabes hacer ganchillo. Recuerdo que hubo un día en que tejí sin parar y llegué a los 40. Llevo la cuenta de las que he tejido con mi madre: 1,462.

«Para mí, son un símbolo contra la violencia de género y defienden la igualdad y el respeto. También me dan fuerzas para seguir adelante.

«Me gusta compartirlos y verlos llegar a más y más gente. Me han enviado fotos de las mariposas en muchos lugares. Pero, la verdad es que yo también me siento impotente. Debido a que las cosas siguen siendo las mismas, no se han visto cambios. Las mujeres y los niños siguen siendo asesinados. No están protegidos.

«Mi vida es diferente ahora, por supuesto. Cuando todo esto sucedió, me mudé tan rápido como pude. Mi idea era vaciar la casa y dejar Castellón, donde no podía soportar estar ni un minuto más. Era como un robot. Vine a Madrid, a mi casa de familia y a mi antigua habitación. Al principio, fue como si nunca hubiera creado una familia. Volví a ser una adolescente viviendo con sus padres, como si nunca hubiera tenido hijas, como si no hubieran existido. Todo parecía tan confuso.

«Miraba las fotos de mis hijas todos los días para que se sintieran más cerca. Ahora me pone muy triste. Todavía no he aceptado que Nerea y Martina estén sólo conmigo en mi memoria.

Las cosas siguen igual, no se han visto cambios. Las mujeres y los niños siguen siendo asesinados. No están protegidos

«Elena, mi psicóloga del centro de mujeres de Castellón, estuvo a mi lado desde el principio y ha sido un gran apoyo para mí. En Madrid, me llevó un tiempo actuar y volver a la terapia con otro psicólogo, así como con un psiquiatra y un fisioterapeuta. La psicóloga me preguntó un día:’¿Qué ha cambiado en tu vida? y yo le respondí:’Yo fui madre’. Ahora sigo siendo madre, pero no tengo a mis hijas».

«El psiquiatra me puso en un tratamiento que me ayudó a no recordar tantas cosas. Antes de irme a dormir, solía repasar todo: «La policía me llama a casa, bajo….? El fisioterapeuta también me ha ayudado mucho. No puedo decirte ni una sola parte de mi cuerpo que no esté tensa.

«Con los tratamientos, he estado mejorando. Empecé a hacer cosas como hacer ejercicio, estudiar, caminar, conocer amigos…. A lo largo de este año he tenido que visitar a toda mi familia, en varias ciudades de España. También estoy muy agradecido a todo el personal de la oficina del Defensor del Pueblo que, por iniciativa propia, ha participado en la clarificación de lo sucedido y nos trata tan bien cada vez que llamamos.

«Las mariposas están yendo muy lejos, han volado a lugares que nunca imaginé: Italia, Francia, Inglaterra…. Han estado de vacaciones en los Países Bajos.

«Siento que estoy al principio de un largo camino. Que será difícil continuar mi vida a solas con mis recuerdos. Pero no voy a dejar de intentarlo, aunque hay días muy duros. Sobre todo, intentar mejorar la situación de muchas familias que sufren como yo. Pero debemos abrir los ojos a lo que ocurre a nuestro alrededor, especialmente a los ojos de aquellos que tienen el deber de hacer cumplir las leyes. Si las personas anónimas son capaces de hacer cambios, pueden hacer un cambio mayor a un ritmo más rápido. Todo depende de nuestra actitud».

Compartir
Dejar un comentario

Noticias CES Madrid

Gracias por confiar en CESMADRID