6 muertos, más de 100 heridos en un atentado con bomba de los talibanes en la capital de Afganistán

El lunes, los talibanes detonaron una poderosa bomba en el centro de Kabul, matando al menos a seis personas e hiriendo a más de cien, y enviando una nube de humo sobre la capital afgana.

Entre los heridos había al menos 26 niños y niñas, muchos de los cuales resultaron heridos por fragmentos de vidrio cuando la bomba hizo añicos las ventanas cercanas, dijo el portavoz del gobierno, Feroz Bashari. Dijo que un total de 105 personas resultaron heridas.

Una portavoz del Ministerio de Educación, Nooria Nazhat, elevó a 51 el número de estudiantes que resultaron ligeramente heridos, en comparación con dos escuelas.

Los talibanes reclamaron el ataque, que se produjo cuando los insurgentes estaban celebrando su última ronda de conversaciones con el enviado de Estados Unidos Zalmay Khalilzad en el estado de Qatar, en el Golfo, donde tienen un cargo político.

El ataque terminó casi 10 horas después de comenzar con la muerte de los cinco atacantes, según el portavoz del Ministerio del Interior, Nasrat Rahimi.

Dos policías, un niño, un guardia de seguridad privada y dos transeúntes murieron en el ataque que comenzó con un potente coche bomba, seguido de una serie de explosiones menores y un tiroteo de un día de duración, dijo Rahimi.

El Hospital de Emergencia de Kabul -uno de los hospitales más grandes de la capital afgana que atiende a víctimas de la guerra- dijo en una declaración que había recibido dos cadáveres, entre ellos un niño. Docenas más de heridos fueron tratados, muchos de ellos liberados posteriormente.

Los insurgentes atacaron durante el viaje matutino y las sirenas de las ambulancias se escucharon en el centro de la ciudad.

Mohammad Karim, un oficial de policía en el área del ataque, dijo que un coche bomba explotó fuera de un edificio del Ministerio de Defensa. Los militantes se toparon con un rascacielos cercano situado en un mercado abarrotado y comenzaron a disparar contra el ministerio. La policía y las fuerzas especiales de seguridad afganas entraron en la zona y la acordonaron.

Mohammad Farooq, propietario de un restaurante cercano, dijo que la explosión voló las ventanas de una escuela privada e hirió a varios estudiantes.

La capital ha estado relativamente tranquila en los últimos meses tras una serie de bombardeos, muchos de los cuales fueron reclamados por la filial local del Estado islámico. Los talibanes han llevado a cabo decenas de ataques en Kabul en los últimos años, principalmente contra instalaciones o convoyes militares afganos y estadounidenses.

Estados Unidos condenó el ataque. La declaración de la secretaria de prensa Stephanie Grisham dijo que el «descarado ataque demuestra el cruel desprecio de los talibanes por sus compatriotas afganos, que han expresado repetidamente la urgencia de encontrar una solución pacífica al conflicto».

Pakistán también condenó el ataque del lunes, diciendo que «tales ataques son perjudiciales para la causa de la paz, la seguridad y la estabilidad en Afganistán». Pakistán y Afganistán intercambian rutinariamente acusaciones de albergar a los enemigos militantes de los demás.

Según se informa, Pakistán ha presionado a los talibanes -muchos de los cuales tienen hogares en Pakistán- para que entablen conversaciones. La semana pasada recibió al presidente afgano Ashraf Ghani por primera vez cuando los dos países trataron de restablecer su problemática relación.

Las últimas conversaciones entre Estados Unidos y los talibanes se prolongaron hasta el tercer día. Los talibanes dijeron que se centran en conseguir un anuncio de un calendario para la retirada de las tropas de Estados Unidos y la OTAN de Afganistán. Es probable que el anuncio vaya acompañado de una promesa talibán de mantener conversaciones intra-afganas y acordar un eventual alto el fuego.

Suhail Shaheen, portavoz de la oficina política de los talibanes en Doha, dijo el lunes a The Associated Press que «nuestra principal preocupación es asegurarnos de que se anuncie un calendario para la retirada de tropas».

Los funcionarios talibanes le han dicho previamente a la AP que quieren que todas las tropas extranjeras se retiren en un plazo de seis meses, mientras que Washington ha presionado para que se establezca un plazo más largo de un año a 18 meses.

Los talibanes se han negado a mantener conversaciones con el gobierno afgano, llamándolo títere de Estados Unidos, y han seguido atacando a diario a las fuerzas afganas. Dicen que Washington es el árbitro final en la retirada de las tropas, que los insurgentes ven como el tema central.

Añadir comentario