Reclaman condiciones abusivas para los delfines en el Zoo de Madrid

El servicio de protección de la naturaleza de la Guardia Civil ha recibido un informe veterinario en el que se analiza la salud de nueve animales del popular parque temático de la capital española

Es un viernes por la tarde normal en el Zoo Aquarium de Madrid. Tres entrenadores en traje de neopreno se mueven al ritmo de la música mientras la voz de una mujer se acerca al altavoz con una serie de datos sobre delfines. Habla de su inteligencia, de su anatomía, de sus hábitos y de la sonrisa que nunca deja sus rostros. También habla de las amenazas a las que se enfrentan en la naturaleza. Y luego pide silencio. «¿Puedes oír eso?», pregunta. Los sonidos agudos de estos cetáceos provocan el aplauso de los niños y sus padres. Los delfines son graciosos.

Después de una hora, la música se detiene y la mujer se despide de los visitantes mientras los delfines se hunden bajo la superficie de la piscina semicircular que habitan las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Se retiran con sus sonrisas siempre presentes que no son sonrisas en absoluto. El hecho es que, aunque estuvieran tristes, parecerían estar sonriendo. Un informe veterinario enviado a Seprona -la rama de protección de la naturaleza de la Guardia Civil- concluye que los nueve delfines del Zoo Aquarium de Madrid están, de hecho, enfermos. Tienen problemas oculares y dos de ellos, Lala y Guarina, tienen lesiones en la piel.

El Seprona ha aceptado una queja de una asociación española llamada Proyecto Gran Simio (o Proyecto Gran Simio) basada en el informe de este veterinario. Este grupo llevó a cabo una investigación denominada Operación 404, bajo el patrocinio de la organización internacional Sea Shepherd Conservation Society. La investigación se centró en las consecuencias de mantener a los animales en cautiverio, y el caso de los delfines de Madrid es un buen ejemplo de ello.

Guarina with an injury on her nose.

Pedro Pozas, director ejecutivo del Proyecto Gran Simio, entregó al servicio de aplicación de la ley fotos, un vídeo y un resumen de las conclusiones del veterinario Agustín González, experto en animales marinos salvajes, con 15 años de experiencia trabajando con cetáceos en las Islas Canarias. «Vi el informe del veterinario y mi corazón se hundió», dice Pozas. «Así que decidimos presentar una queja formal como representantes de una organización de bienestar animal.»

El informe del veterinario concluyó que los nueve delfines nariz de botella están enfermos como consecuencia de haber sido mantenidos en cautiverio, aunque el foco principal está en dos llamados Lala y Guarina. Todos ellos tienen problemas oculares, probablemente debido al contacto constante con el cloro, mientras que los dos últimos también tienen afecciones cutáneas.

«En las fotos, se puede ver claramente que uno tiene todo el cuerpo cubierto por una afección dermatológica ulcerosa que se manifiesta en forma de cráteres», dice Pozas. «Las lesiones van de la cabeza a la espalda, hasta la aleta caudal. Miden varios centímetros de diámetro y están en diferentes fases de desarrollo, desde inflamación, hinchazón, eritema y protuberancias hasta úlceras profundas».

Los hallazgos han reavivado el debate sobre si es o no ético criar animales en cautividad en una piscina cuando su hábitat natural es el mar abierto. En lo que respecta a la asociación de bienestar animal, se trata nada menos que de abuso. Pero los responsables del Zoo Aquarium de Madrid consideran que las acusaciones son injustas y que no se han tenido en cuenta los aspectos educativos, conservacionistas y de investigación de su trabajo.

Pero el veterinario González es categórico en su postura. «Es bárbaro», dice. «Los delfines nadan un promedio de 100 kilómetros al día en estado salvaje. Hacen mucho ejercicio. Cuando están en cautiverio, dan vueltas y vueltas por la piscina y viven todo el día en el lugar donde comen y defecan. Necesitan limpiar el agua con cloro porque viven sumergidos en bacterias. Por eso mantienen los ojos cerrados».

González continúa explicando que los delfines son muy exigentes en cuanto a con quién pasan el tiempo. Eligen sus propios grupos, que son alrededor de 80, y se comunican mediante sonidos agudos que, según el veterinario, rebotan en las paredes de la piscina y los vuelven locos.

González trabaja actualmente en un centro veterinario en Málaga con animales domésticos, pero todavía se siente profundamente perturbado por las imágenes de estos delfines en cautiverio. «Lala está cubierta de úlceras», dice. «Obviamente es una enfermedad de la piel. Se puede ver que algunas de sus lesiones han mejorado y otras están empezando a aparecer y eso es muy doloroso porque las pieles de los delfines son muy sensibles. Lo ideal sería realizar una biopsia y, por supuesto, impedir que funcionen. Porque cuando actúan, no es sólo ejercicio, trabajan por su comida».

Según González, la salud de Guarina también es preocupante. «Le falta parte de la nariz», dice. «Imagínense, los delfines no tienen manos; usan sus narices para tocar y es como si[su nariz] estuviera en carne viva. Eso podría ser por un rasguño con un traje de neopreno o por golpear las paredes de la piscina».

González dice que no entiende cómo el público puede convertirse en cómplice de este «abuso», pagando la entrada, que cuesta una media de 23,85 euros para un adulto y 19,30 euros para un niño, sobre todo cuando se puede salir en un barco a mar abierto por menos dinero para observar a los mismos animales en libertad. Cree que el negocio se basa en la ignorancia.

«El gran problema que tienen los delfines es que siempre parecen felices porque su anatomía les da una sonrisa», dice. «Un delfín triste simplemente no parece triste. He tenido que dormir a varios delfines que estaban sufriendo pero que parecían estar contentos. De hecho, expresan la felicidad saltando y nadando, no actuando para conseguir comida. Pero la gente no lo sabe. Muchos de ellos se deprimen y dan vueltas todo el tiempo. Algunos dejan de comer y, lo que es peor, dejan de respirar porque la respiración de los delfines y las ballenas es voluntaria, igual que la de los humanos. Así que cuando no quieren hacerlo, lo dejan pasar. El famoso delfín Flipper se suicidó. No pudo soportarlo más y se sumergió en el agua y dejó de respirar voluntariamente. Eso fue desencadenado por el cautiverio.»

Pero el Zoológico de Madrid tiene una visión totalmente diferente. Dicen que los animales son atendidos por un equipo de veterinarios y cuidadores, así como por conservacionistas y expertos marinos. «Nuestro equipo legal está estudiando la posibilidad de presentar una queja sobre estas acusaciones, que son falsas e infundadas», dice María José Luis Cerezo, del departamento de prensa del zoológico. «Lala tiene un problema crónico en la piel. Es un virus del herpes que también podría tener si estuviera en la naturaleza. Pero no escondemos los animales que no son tan bonitos. Están bajo cuidado veterinario y les hace bien sentirse parte del grupo. ¿Trabajar? Bueno, lo que hacen no funciona», añade. «Lala tiene 42 años y Coral, su nieta, no se separará de ella y la cuidará diligentemente. Son un grupo muy cohesivo y están perfectamente bien. Nunca he conocido a gente más preocupada por el bienestar de los animales», agrega, refiriéndose al equipo marino del zoológico. «Viven para ellos.»

Según la portavoz del zoológico, el acuario también se dedica a la conservación. «Viajamos al Pacífico para investigar y ayudar a mantener el medio ambiente», dice. «Por ejemplo, hemos realizado un seguimiento de una serie de focas monje, uno de los mamíferos más amenazados del planeta, frente a las costas de Mauritania. Esto se hizo con fines de investigación y para ayudar a conservarlos. Pero nadie menciona eso. En lugar de centrarnos en lo que es importante, nos centramos en dos delfines enfermos en el acuario. Es realmente injusto.»

Luis Cerezo insiste en que el propósito del acuario es educativo. «Damos charlas», dice. «Hablamos de la biología del animal, de las amenazas que sufre y de lo que podemos hacer al respecto. Ofrecemos un servicio de educación, investigación y conservación. Los animales están bien cuidados, comen peces de primera clase y cada cuidador controla su dieta. No les falta de nada.»

Añadir comentario