Después de 25 años, el megaproyecto Chamartín de Madrid está a punto de comenzar

Tras 25 años de estancamiento político, un importante proyecto de promoción inmobiliaria en Madrid está a punto de recibir el visto bueno del Ayuntamiento el próximo lunes.

Madrid Nuevo Norte, antes conocida como Operación Chamartín, es un megaproyecto de 7.300 millones de euros en el norte de la capital que abarca 3,3 millones de metros cuadrados de terreno y cerca de 10.500 nuevas viviendas, oficinas, locales comerciales y zonas verdes.

El plan también pretende soterrar los patios de la estación de Chamartín, eliminando la barrera física que ahora crean entre la Plaza de Castilla y la Avenida de Burgos. Un gran parque de 120.000 metros cuadrados ocupará su lugar.

La ciudad habla de un impacto económico de casi 18.300 millones de euros en la región, y dice que se crearán 241.700 nuevos puestos de trabajo. Los partidarios han calificado a Madrid Nuevo Norte como el mayor proyecto de regeneración urbana de Europa.

Pero también ha sido un dolor de cabeza para las sucesivas administraciones, la más reciente de las cuales ha sido la de Manuela Carmena, cuyo equipo remodeló el viejo proyecto para convertirlo en lo que es hoy. Tras las elecciones municipales del 26 de mayo, el control de la ciudad ha vuelto al Partido Popular (PP), que comparte el poder con Ciudadanos. (ver cuadro lateral)

Las asociaciones de vecinos, grupos ambientalistas y otros activistas han inundado el ayuntamiento con más de 3.200 reclamaciones durante el proceso de revisión pública. «Se trata básicamente de una operación especulativa, y desde su génesis ha sido sometida a los planes de la constructora San José y del banco BBVA», afirma Quique Villalobos, presidente de FRAVM, una federación de asociaciones de vecinos,

El grupo promotor es la promotora Distrito Castellana Norte (DCN), controlada por el BBVA (75,5%) y San José (24,5%).

José Manuel Calvo, ex funcionario de planificación urbana que trabajó en el megaproyecto, dijo el miércoles que hay varios cambios básicos al borrador anterior. El primer cambio convirtió un modelo basado en el tránsito de vehículos privados en uno en el que el 80% de los viajes se realizarán en transporte público.

Esto, a su vez, significaba situar edificios privados -los que disponían de oficinas, tiendas y hoteles- cerca de la estación de ferrocarril, en lugar de alrededor de la M-30, como se había previsto anteriormente. Y la cantidad de vivienda subsidiada se elevó del 10% – el mínimo requerido por la ley – al 20%.

Otro cuarto de siglo

Está previsto que las obras de construcción comiencen a finales de 2020, y el proyecto completo tardará 24 años en completarse. Se construirá en varias fases: Centro de Negocios, Las Tablas Oeste, cuya finalización está prevista para 2033, y Malmea-San Roque-Tres Olivos, cuya finalización está prevista para 2037.

Más del 60% del espacio está reservado para actividades de servicios como oficinas, tiendas, hoteles y restaurantes, frente al 35,46% para la vivienda. Otros 1,3 millones de metros cuadrados se utilizarán para desarrollar el transporte público, las zonas verdes y el mobiliario urbano.

Añadir comentario