La comunidad marroquí se integra cada vez mejor en Madrid

En España, el principal grupo de inmigrantes que llegaba antes de la gran crisis económica , eran aquellos que venían de Magrebí, cuya suma se paso de 400mil, a mas de 800mil marroquíes que han llegado al país desde 2003 hasta la actualidad, aunque todavía no supera la cifra de los rumanos que ascienda cada vez mas.

En su mayoría, los marroquíes muy bien adaptados a las tradiciones madrileñas, y no solo se encuentran en esta región, hay muchos repartidos a lo largo del territorio español, un gracias a su adaptabilidad, no han creado guetos aislados a la sociedad, sino al contrario, se han unido a sus vecinos y el intercambio sociocultural ha enriquecido a la población de ambos lados, tanto de inmigrantes como de residentes.

Según cifras oficiales, se dice que más del 60% de los inmigrantes marroquíes son hombres, los cuales han abandonado su país por motivos laborales y económicos; en su mayoría viajan solos, pero aquellos que tienen esposa e hijos, viaja solo por aproximadamente 3 meses, y luego de establecerse y conseguir donde vivir, optan por enviar los pasajes para poder ofrecerle a sus familias una mejor calidad de vida. Muchos de estos hombres, en la actualidad viven un poco alejadas con la comunidad española, debido a los ataques terroristas sufridos en este país, especialmente porque las palabras “Islam” y “Marruecos” suena mucho y a cada momento; sin embargo, los madrileños saben muy bien que estos viajeros, son en su mayoría grandes profesionales capaces de muchas cosas, y que pueden aportar grandes beneficios a los diferentes gremios profesionales del país.

Es importante saber que una de las mezquitas más grande de Europa se encuentra en Madrid, junto a la autopista M30; allí la cantidad de fieles es inmensa, y casi todos provienen y es de Marruecos, y a pesar de que este centro religioso ha sido expuesto en varias ocasiones a arduas y exhaustivas investigaciones por los ataques terroristas, sus asiduos visitantes siguen llegando cada día a su respectivo servicio. Esto ha generado que el interés de los españoles hacia los musulmanes y el islam haya crecido, bajando un poco los niveles de agresión hacia la comunidad marroquí.